Jueves, 09 Abril 2020 09:55

Conoce las vitaminas que nos ayudan a reforzar el sistema inmunológico

La nutrición es un factor clave en nuestra salud, y entre otros, incide directamente en el sistema inmune. El control de la alimentación, aunque no nos exime de ninguna enfermedad, puede ayudarnos a reforzar el sistema inmunológico, responsable de protegernos de bacterias, virus y agentes patógenos. ¿Conoces las propiedades de las vitaminas a la hora de cuidar nuestras defensas?

Actualmente existen 13 vitaminas esenciales y cada una de ellas cumple una función importante en nuestro organismo. Algunas de ellas tienen un papel fundamental para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. La Autoridad Europea de Salud Alimentaria (EFSA) reconoce las siguientes:

Vitamina A

También conocida como vitamina ‘anti-infecciosa’, juega un papel esencial en las infecciones puesto que mantiene la integridad de las mucosas que ejercen como barreras naturales contra las infecciones y evita la entrada de patógenos.

Vitamina C

Podemos afirmar que es una de las vitaminas más conocidas a nivel popular para las defensas. Es una vitamina necesaria para la formación del colágeno, una proteína que además de estar presente en el tejido de la piel, contribuye al mantenimiento de las barreras naturales contra las infecciones. Asimismo, aumenta la producción de interferón, proteínas con acción especialmente antivírica. La vitamina C también se le denomina vitamina “antiescorbuto”, puesto que su déficit puede suponer la aparición de escorbuto, además de problemas para nuestro sistema inmune, piel, pelo, encías, etc.

Mientras que esta es una de las vitaminas más conocidas por los beneficios que aporta al sistema inmunológico, erróneamente se ha asociado que, a mayores cantidades ingeridas, mayor protección ante resfriados.

Vitamina D

La vitamina D también juega un importante papel en la modulación de la respuesta inmune, favoreciendo la participación de los macrófagos en la lucha contra los microorganismos. Además de ser un nutriente, en el cuerpo funciona como una hormona y se sintetiza a través del sol.

Vitamina E

Tiene un gran efecto antioxidante y contribuye a la protección de las células frente a la oxidación de los radicales libres que se forman cuando el cuerpo transforma los alimentos que consumimos en energía, por lo que protege las membranas biológicas y ayuda a combatir infecciones. Cabe destacar que el déficit de esta vitamina no es frecuente.

Las dosis diaria recomendada para cada una de las distintas vitaminas varia en función de la edad y el sexo de cada persona. No obstante, los expertos piden precaución a la hora de ingerir algunas vitaminas, ya que, si se toman en exceso, pueden provocar toxicidad y tener efectos adversos en la salud.

Mientras que las vitaminas hidrosolubles (vitamina B y C) se disuelven en el agua y se eliminan por la orina, las vitaminas liposolubles (vitamina A, D y E) se almacenan en algunos órganos, sobre todo en el hígado y en tejidos adiposos, y pueden resultar tóxicas si se toman en grandes cantidades porque el cuerpo no es capaz de eliminarlas. Por ello, los expertos recomiendan consultar con un médico o un profesional de la nutrición cualquier duda al respecto.

Asimismo, para que estas vitaminas puedan ejercer su efecto son necesarias unas dosis diarias que en ocasiones no se consiguen solo a través de la alimentación. En este sentido, los suplementos alimenticios son una fuente segura y eficaz a la hora de aportar los nutrientes que nos faltan siempre y cuando se acompañen de una dieta variada y equilibrada, se realice actividad física regular y se sigan en todo momento las instrucciones del fabricante.

Visto 848 veces Modificado por última vez en Viernes, 17 Abril 2020 13:56