Miércoles, 03 Junio 2020 10:26

La vitamina K2 puede reducir la severidad de la osteoporosis durante la menopausia

Generalmente cuando hablamos de vitaminas pensamos en las más conocidas como son la vitamina C, la D, la A o la E. No obstante, existen otras menos conocidas pero que aportan al organismo grandes beneficios. La vitamina K es una de ellas, y juega un papel esencial en la salud de nuestros huesos, el sistema circulatorio o el nervioso.

Numerosos estudios han analizado al detalle los beneficios conocidos hasta el momento de la vitamina K. Centrándonos en la salud ósea, una investigación ha evidenciado que la ingesta de vitamina K2 en mujeres que padecen osteoporosis posmenopáusica puede reducir la incidencia de fracturas de cadera, vertebrales y no vertebrales.

La vitamina K es una vitamina liposoluble que ejerce su efecto a través de dos tipos: la vitamina K1, con propiedades anticoagulantes, y la vitamina K2, que actúa sobre los tejidos extrahepáticos (hueso, cerebro, vasculatura, testículo, páncreas, riñones y pulmones).

En el estudio se ha observado que una dosis diaria de 45mg de vitamina K2 promueve la diferenciación de los osteoblastos de las células madre mesenquimales, responsables de sintetizar la matriz ósea y reparar el tejido esquelético y, por tanto, involucradas en el desarrollo y el crecimiento de los huesos. Esto evita la formación de osteoclastos, que son células especializadas que degradan y remodelan el hueso, adhiriéndose a éste y reabsorbiendo el material presente en la matriz.

Por otro lado, cabe destacar que las mujeres con osteoporosis posmenopáusica tienen más células T activadas circulantes en comparación con las mujeres posmenopáusicas y premenopáusicas sanas. Las células T forman parte del sistema inmunitario y tienen un importante papel en la pérdida ósea en la osteoporosis posmenopáusica y otras enfermedades como la artritis reumatoide o la periodontitis. Teniendo en cuenta el efecto protector de la vitamina K2 a la hora de mantener la salud ósea, los estudios también han analizado las propiedades inmunomoduladoras de la vitamina K2. Concretamente, se ha observado que esta vitamina también podría suprimir la proliferación de las células T. Los expertos matizan que esta actividad es específica de la vitamina K2, mientras que no se muestra en la vitamina K1. No obstante, consideran necesario desarrollar más investigaciones en este sentido que permitan confirmar al 100% estos hallazgos.

Cómo tomar la vitamina K necesaria para nuestro organismo

La cantidad diaria de vitamina K depende de la edad y el sexo, mientras que en un hombre adulto suele ser de 120 mcg, en el caso de la mujer se sitúan en 90 mcg.

La vitamina K se encuentra de manera natural en muchos alimentos, pero también la podemos aportar al organismo a través de complementos alimenticios, que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad. Existen complementos multivitamínicos con vitamina K, y también la encontramos sola o en complementos de vitamina K con otros nutrientes como el calcio, el magnesio o la vitamina D. En el caso concreto de vitamina K2, generalmente la encontramos en forma de menaquinona-4 y menaquinona-7.

Visto 440 veces Modificado por última vez en Miércoles, 03 Junio 2020 10:37