Jueves, 23 Julio 2020 13:27

La vitamina E podría frenar el desarrollo de la neuropatía periférica, muy común en las personas con diabetes

La hiperglucemia crónica producida por la diabetes activa las vías inflamatorias y reduce el factor de crecimiento nervioso, cuya función consiste en asegurar un correcto funcionamiento del sistema nervioso. Esta alteración contribuye al desarrollo de la neuropatía periférica diabética, un daño neurológico causado por la diabetes. Un estudio publicado en la revista Nutrients sugiere que la vitamina E rica en tocotrienol podría ayudar a frenar este proceso.

En el ensayo han participado 80 pacientes con diabetes del tipo 2, independientemente de si alguna vez han presentado sintomatología asociada a la neuropatía periférica diabética. Mientras que al grupo de intervención se les administró 200 mg de este tipo de vitamina, el grupo de control recibió placebo dos veces al día.

Tras ocho semanas de intervención, y a través de un estudio de la función neurológica basal de los participantes, se ha observado que los niveles de factor de crecimiento nervioso y el alivio de posibles síntomas neuropáticos mejoran significativamente en el grupo de suplementación con vitamina E.

La vitamina E, especialmente el tocotrienol, posee potentes propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y neuroprotectoras que permiten atacar las patogénesis asociadas a la neuropatía periférica diabética. Es un tipo de neuropatía que puede desarrollarse en un 50% de los pacientes que sufren diabetes tipo 2 y se caracteriza por un daño en los nervios, afectando generalmente a pies y piernas, aunque a veces también puede dañar manos y brazos. A medida que la diabetes progresa y la persona diabética desarrolla síntomas clínicos de neuropatía periférica diabética se produce una desmielinización – daño de la capa de mielina de las fibras nerviosas- así como una degeneración axonal -destrucción del axón-. En este sentido, la investigación sugiere que esta vitamina puede actuar en la neuropatía periférica diabética a través de la vía que involucra la correcta función del factor de crecimiento nervioso.

Actualmente el manejo de la neuropatía diabética periférica se basa en aliviar los síntomas asociados y conseguir un control glucémico óptimo. No obstante, se trata de una patología grave que necesita ser abordada con un mayor número de estudios científicos puesto que perjudica la calidad de vida de las personas que la padecen y causa una morbilidad y una mortalidad significativas.

Visto 270 veces Modificado por última vez en Jueves, 23 Julio 2020 14:51