Jueves, 12 Noviembre 2020 10:50

La composición de la microbiota intestinal, clave para tratar la sarcopenia y la obesidad en personas mayores

La composición de la microbiota intestinal, clave a la hora de tratar la sarcopenia y la obesidad en personas mayores La composición de la microbiota intestinal, clave a la hora de tratar la sarcopenia y la obesidad en personas mayores

Investigaciones recientes sugieren que analizar los cambios en el microbioma derivados del aumento del consumo de proteínas y fibra podría ayudar a diseñar planes nutricionales que disminuyan problemas en personas mayores, como la sarcopenia y la obesidad.

Mientras que anteriores estudios se han centrado en conocer el efecto de la dieta en problemas de salud como la obesidad y la sarcopenia, una nueva revisión publicada en la revista Nutrients ha profundizado sobre el tema y ha analizado la composición de las especies microbianas intestinales de los participantes según su alimentación. Concretamente, sus investigadores han observado que la ingesta de proteínas y fibra no solo promueve la homeostasis (autorregulación) en el intestino, sino que también podría provocar un estado de eubiosis. Se trata de un estado de equilibrio de la microbiota intestinal, necesario para mantener un buen estado de salud a nivel metabólico, inmunitario, neuronal y protector.

La microbiota intestinal tiene un impacto sustancial en la regulación de los procesos metabólicos, incluyendo el metabolismo de nutrientes y de aminoácidos. Las dietas ricas en proteínas con concentraciones elevadas de aminoácidos esenciales, junto con una mayor ingesta de fibra dietética, pueden promover la eubiosis de la microbiota intestinal por los efectos metabólicos derivados de la producción de ácidos grasos de cadena corta (SCFA) y de ácidos grasos de cadena ramificada (BCFA). Los investigadores explican que la producción de ácidos grasos de cadena corta a partir de la fibra dietética actúa en la microbiota intestinal a través de la fermentación bacteriana en el tracto gastrointestinal. Asimismo, aumentar el consumo de proteínas por encima de la cantidad diaria recomendada se considera una posible herramienta para contrarrestar la pérdida gradual de masa muscular.

Contrariamente a la eubiosis, la disbiosis de la microbiota intestinal, producida por una baja diversidad microbiana se asocia con un exceso de absorción y almacenamiento de nutrientes y con una inflamación sistémica que conduce a un deterioro de la función muscular, lo que promueve la obesidad o la sarcopenia, además de otras enfermedades.

Los patrones dietéticos, grandes aliados para contribuir a mantener una microbiota intestinal óptima

Aunque las alteraciones en la composición de la microbiota intestinal son algo común en la población, se observan con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años. Asimismo, otros factores como el sexo, la genética, el historial médico, el uso de medicamentos, la actividad física o la dieta pueden contribuir significativamente a la diferente composición de la microbiota de las personas. Por otro lado, el aumento continuo de la población de personas mayores con enfermedades metabólicas puede contribuir a una mayor prevalencia de la sarcopenia o la obesidad.

En el primer caso, y según estimaciones de la Fundación Española de Nutrición (FEN), a partir de los 50 años la masa muscular declina entre un 1% y un 2% al año y la fuerza muscular un 1,5% (el doble a partir de los 60 años). Con el aumento de la longevidad en España, los profesionales sanitarios advierten que este problema podría llegar a afectar a la mitad de la población española. En lo que respecta a obesidad, se calcula que en nuestro país que el 35’5% de los hombres y más del 40% en las mujeres mayores de 60 años padecen obesidad.

Ante esta realidad, los resultados obtenidos en el estudio mencionado han demostrado que una mayor diversidad microbiana puede promover una absorción de nutrientes y una síntesis de aminoácidos más eficientes, lo que podría contrarrestar el desarrollo de estos problemas de salud. Los expertos consideran que el diseño de planes nutricionales que incluyan una ingesta óptima diaria de proteína y fibra dietética podría suponer beneficios metabólicos en las personas mayores.

 

Visto 317 veces Modificado por última vez en Jueves, 12 Noviembre 2020 11:10