Miércoles, 20 Enero 2021 09:56

El tocotrienol puede ayudar a mejorar los resultados relacionados con la enfermedad del hígado graso no alcohólico

Un nuevo estudio ha evidenciado que la vitamina E ayuda a disminuir los biomarcadores relacionados con el hígado graso y mejora la esteatosis -exceso de grasa en el hígado- cuando se combina con actividad física y se reduce la ingesta de grasas y carbohidratos.

Se trata de una investigación que da continuidad a un estudio de 12 semanas realizado anteriormente, que ya permitió observar que los tocotrienoles sin tocoferol tienen beneficiosos a largo plazo para los pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD). Se trata de una afección caracterizada por un exceso de depósitos de grasa en el hígado y considerada un precursor de enfermedades graves como la cirrosis, la fibrosis hepática y el cáncer.

El nuevo ensayo, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo durante 24 semanas, se llevó a cabo para analizar los efectos de la suplementación con delta-tocotrienol sobre los marcadores bioquímicos de daño hepatocelular y esteatosis en pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico. Los participantes al estudio fueron divididos en dos grupos: unos recibieron una dosis de 300mg de δ-tocotrienol dos veces al día y otros placebo durante 24 semanas. Junto a esta ingesta también se les recomendó una modificación del estilo de vida de la actividad física regular y una dieta reducida en grasas y carbohidratos.

Los resultados sugieren que los tocotrienoles pueden ser eficaces para brindar beneficios de función hepática a pacientes con esta patología. En comparación con el placebo, los pacientes a los que se les administraron tocotrienoles vieron reducidos los biomarcadores relacionados con la enfermedad del hígado graso no alcohólico, así como mejoras en el grado de esteatosis.

Ante estos hallazgos, los autores afirman que, “actualmente los médicos recomiendan la suplementación con alfa-tocoferol para los pacientes con NAFLD en un esfuerzo por reducir el estrés oxidativo, pero creemos que el tocotrienol es mucho más poderoso y puede contribuir a otros ámbitos de la salud. De hecho, consideramos que la suplementación con δ-tocotrienol podría llegar incluso a contemplarse como opción terapéutica en el tratamiento de pacientes con NAFLD”.

Tocotrienoles y tocoferoles, formas de la vitamina E

Los tocotrienoles, junto con los tocoferoles, son una rama de compuestos de la familia de la vitamina E, y que ha demostrado beneficios en el hígado. Además de estas bondades, esta vitamina también actúa como antioxidante en el cuerpo y ayuda a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres. Asimismo, interviene a la hora de estimular el sistema inmunitario para que este pueda combatir bacterias y agentes patógenos; ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y evita la formación de coágulos de sangre en su interior.

Los complementos alimenticios de vitamina E, que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad, se encuentra en diferentes formas. Cuando elegimos un complemento alimenticio a base de vitamina E debemos tener en cuenta la cantidad de vitamina -tanto sola como en complementos multivitamínicos- y la forma –aunque esta vitamina parezca una sola sustancia, la encontramos en forma de ocho compuestos, cada una con un nivel de actividad diferente en nuestro organismo-.

Visto 517 veces Modificado por última vez en Miércoles, 20 Enero 2021 10:59