Jueves, 29 Julio 2021 11:07

Los nutrientes que no deben faltar en tu maleta para las vacaciones de verano

Nutrientes para las vacaciones de verano Nutrientes para las vacaciones de verano

Las vacaciones son un momento muy esperado del año en el que, además de relajarse y desconectar, se somete al cuerpo a un cambio de hábitos que no solo afecta al ocio sino también a la salud. ¿Qué nutrientes debemos tener en cuenta durante estos días para contrarrestar la situación?

Dependiendo de la rutina que sigamos durante el periodo de vacaciones podemos recurrir a unos complementos alimenticios u otros, todos ellos han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad. A continuación, especificamos algunos de ellos.

Para largos viajes: pasar muchas horas en un mismo medio de transporte o en la misma posición puede afectar la circulación sanguínea. Para ello podemos tomar:

- Cúrcuma: sus beneficios para la circulación se deben a su efecto antioxidante, que contrarresta la acción de radicales libres y tóxicos en el organismo.

- Comino: junto con la cúrcuma es un potente antiinflamatorio que estimula la circulación sanguínea.

- Cola de caballo: es rica en silicio, un nutriente necesario para la formación de colágeno y, por tanto, el mantenimiento de las paredes vasculares.

Para combatir la retención de líquidos: más allá de los cambios hormonales y del propio sistema linfático, el calor hace que los vasos sanguíneos se dilaten, la sangre se acumule en los capilares, suba la presión local y los líquidos se viertan más fácilmente a los tejidos. En estos casos:

- Diente de león: entre sus actividades antioxidantes y antiinflamatorias encontramos que ayuda a eliminar el exceso de sodio y agua que provoca la retención de líquidos, potencia la producción de orina y contribuye a la limpieza de los riñones y de las vías urinarias.

- Cola de caballo: además de ayudar en la circulación sanguínea, también puede llegar a aumentar en un 30% la secreción de orina. Se aconseja tomar en casos puntuales y no durante un periodo de tiempo prolongado.

- Rabo de cereza: se le conoce por su efecto drenante y por sus propiedades detoxificantes. Al igual que la cola de caballo, también contiene principios activos naturales, incluidos las sales de potasio y los polifenoles, que contribuyen al efecto diurético, drenante y depurativo.

Para un sueño reparador: según la Sociedad Española del Sueño (SES), un tercio de la población española sufre insomnio ocasionalmente y alrededor de un 12% lo padece de forma crónica. Para descansar más y mejor podemos ayudarnos de:

- Melatonina: puede ayudar a conciliar el sueño de manera más rápida y mejorar así su calidad. Actúa como un reloj interno natural del cuerpo y ayuda a mantener los niveles hormonales y el metabolismo, es una hormona esencial para regular los ciclos circadianos y los estados de sueño-vigilia

- Valeriana: se conoce popularmente por ser una planta inductora del sueño y un tranquilizante natural. Las investigaciones afirman que la valeriana puede reducir el tiempo que una persona tarda en dormirse, apoyar la calidad del sueño y disminuir la fatiga al día siguiente.

- Triptófano: ayuda a producir serotonina, y a su vez, la serotonina regula la producción de melatonina, una hormona que interviene en la regulación del sueño. El triptófano se considera una alternativa segura tanto a la hora de inducir el sueño como para conseguir un sueño más profundo.

- L-Teanina: sus propiedades relajantes y calmantes pueden ayudar a conciliar el sueño y a controlar episodios de ansiedad y estrés.

Para activar el bronceado y protegerse del sol: la nutricosmética solar prepara las células y refuerza la barrera de la piel contra el daño ocasionado por las radiaciones ultravioleta y los infrarrojos, y es una buena aliada para conseguir un bronceado rápido y más duradero, así como para prevenir las manchas solares y combatir el envejecimiento prematuro de la piel. No obstante, la fotoprotección oral siempre debe tomarse como complemento a la fotoprotección tópica, como la crema solar, y nunca como sustitutivo.

- Vitamina D: se trata de una vitamina conocida popularmente como la vitamina de la "luz del sol", ya que contribuye al bronceado, además de estimular la secreción intestinal del calcio y el fósforo. Algunas formas de vitamina D, como la D3 (calciferol), también tienen una función inmunitaria y pueden ayudar a prevenir ciertas enfermedades.

- Vitamina E: evita la oxidación de las grasas (lípidos), presentes en todas las membranas de las células, incluidas las de la piel. Es uno de los nutrientes que mayor protección ofrece en nuestra dermis, minimizando el daño oxidativo de los rayos del sol.

- Carotenoides: los betacarotenos, la luteína o la zeaxantina mejoran la fotoprotección y la tolerancia al sol. Asimismo, y en combinación con la vitamina E, protegen contra el eritema solar -quemaduras que se producen en la piel debido a una cantidad excesiva de radiación.

- Zinc: actúa como regenerador interno, ayudando en la renovación de la piel, además de en otros procesos regenerativos como la cicatrización y el crecimiento del cabello.

Visto 559 veces Modificado por última vez en Jueves, 29 Julio 2021 11:37