Jueves, 27 Enero 2022 11:27

Probióticos: ¿podrían ayudar a reducir las náuseas y el estreñimiento durante el embarazo?

Consumo de probióticos para reducir las náuseas y los vómitos de las mujeres embarazadas Consumo de probióticos para reducir las náuseas y los vómitos de las mujeres embarazadas

Las náuseas del embarazo son muy comunes, de hecho, hasta el 80% de las mujeres embarazadas sufre náuseas y vómitos con mayor o menor gravedad. Dado que la microbiota intestinal juega un papel esencial en estos síntomas, varios estudios han centrado la atención en descubrir si los probióticos pueden ayudar a mitigar los síntomas del embarazo y mejorar así su calidad de vida.

Las hormonas sexuales femeninas durante el embarazo pueden cambiar la composición y la función de la microbiota, alterando la motilidad gastrointestinal y contribuyendo a las náuseas, los vómitos y el estreñimiento.

Para aliviar estos síntomas se sabe que algunos ingredientes y medicamentos como la vitamina B6, antihistamínico doxilamina y la metoclopramida pueden ser eficaces; sin embargo, nunca se ha estudiado si el consumo de probióticos durante el embarazo podría ser una opción más a la hora de reducir las náuseas, los vómitos y el estreñimiento característicos de esta etapa. Por ello, una nueva investigación ha querido analizar si los complementos alimenticios a base de probióticos -que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad- son beneficiosos para la disbiosis asociada con el cambio hormonal, que además de afectar a la función gastrointestinal, también puede influir en el sistema nervioso.

La duración del estudio fue de 16 días y consistió en dos ciclos: el primero (seis días de duración) basado en el consumo diario de probióticos, principalmente Lactobacillus con inulina, seguido del segundo ciclo (dos días de duración) sin probióticos. Pasados estos primeros ochos días, se repitió de nuevo el mismo ciclo. Durante el tiempo de observación se recogieron muestras fecales y se realizaron encuestas diarias para monitorear la función gastrointestinal, los tiempos diarios de náuseas y vómitos, y valorar la calidad de vida de las participantes.

Los investigadores se basaron en los biomarcadores fecales (vitamina E, bacteria A. muciniphila y enzima hidrolasa de sales biliares (BSH) para analizar resultados y predecir la gravedad de los vómitos. De este modo observaron que:

- la ingesta de probióticos aumenta las bacterias generadoras de BSH, que pueden mejorar la motilidad y el metabolismo gastrointestinal, conduciendo a mejorar la función de la microbiota y por tanto, reduciendo los tiempos de vómito.

- la A. muciniphila es una de las bacterias más importantes de la microbiota, ya que mantiene la integridad de la barrera intestinal degradando la mucina, una proteína que produce el moco intestinal. Los pacientes con anomalías en la motilidad gastrointestinal pueden tener un exceso de moco que se traduce en tiempos de vómitos elevados.

A pesar de que los hallazgos respaldan que los probióticos pueden reducir notablemente la gravedad de la disfunción gastrointestinal, los mismos autores del estudio explican que se evaluaron los efectos 24h después de la ingesta de probióticos. Por ello, recomiendan más investigaciones en este sentido que permitan evaluar un posible efecto de los probióticos a largo plazo.

Visto 696 veces Modificado por última vez en Jueves, 27 Enero 2022 13:19