Miércoles, 17 Febrero 2021 09:49

El extracto de trébol rojo fermentado podría reducir la pérdida de masa muscular derivada de la menopausia

El extracto de trébol rojo fermentado podría reducir la pérdida de masa muscular derivada de la menopausia El extracto de trébol rojo fermentado podría reducir la pérdida de masa muscular derivada de la menopausia

Con la menopausia las mujeres experimentan una disminución de la fuerza y la masa muscular asociada a la reducción de estrógenos, por lo que contrarrestar esta situación es vital.

Muchas terapias con estrógenos pueden llegar a aliviar los síntomas de la menopausia y aliviar los problemas de salud que pueden aparecer durante esta etapa, sin embargo, pueden aumentar el riesgo de padecer ciertas enfermedades como el cáncer. En su lugar se suelen recurrir a las isoflavonas, que se encuentran, entre otros, en la soja o en el trébol rojo, e imitan las acciones de los estrógenos, pero sin llegar a ser perjudiciales para la salud de la mujer.

En este sentido, se han estudiado los beneficios de la suplementación con isoflavonas de soja, pero se ha prestado poca atención a las isoflavonas provenientes del trébol rojo, que han demostrado tener una mayor actividad estrogénica debido a sus altas cantidades de formononetina y biocanina A.

Varias investigaciones han evidenciado que las isoflavonas mejoran la función endotelial, que no solo es importante para mantener la salud en general, sino también para la capacidad del cuerpo a la hora de responder a los estímulos del ejercicio. Es por ello por lo que un estudio llevado a cabo en mujeres menopáusicas tempranas (no más de cinco años desde tuvieron el último periodo) planteó la hipótesis de que el extracto de trébol rojo puede mejorar el músculo esquelético al aumentar la fuerza muscular ante una serie de ejercicios de resistencia. Concretamente, durante 14 días se realizaron dos intervenciones: una con extracto fermentado de trébol rojo dos veces al día (con una dosis mínima diaria de 60 mg de isoflavonas) y otra con una bebida placebo (agua con colorante y aspecto parecido al extracto de trébol rojo), también dos veces al día. Los periodos de intervención fueron separados por un periodo de dos semanas y tras cada periodo se obtuvo una muestra de tejido muscular antes y tres horas después de haber realizado una sesión de ejercicios de fuerza y resistencia. Se observó que la suplementación con extracto de trébol rojo regula y disminuye los marcadores moleculares que intervienen en la degradación de las proteínas musculares.

Cabe destacar que el proceso de fermentación del extracto de trébol rojo es esencial, ya que elimina los residuos de azúcar y transforma los glucósidos inactivos en agliconas activas, que posteriormente son absorbidas por nuestro cuerpo. Dado que el extracto de trébol rojo fermentado usado durante la investigación consta de un 90% de agliconas, la biodisponibilidad de las isoflavonas de este tipo de alimento es mucho mayor que en un producto de soja tradicional y, por tanto, los efectos fisiológicos representan que son mucho mayores.

Los autores afirman que, aunque los resultados obtenidos puedan validar la hipótesis inicial, la duración del estudio fue corta, por lo que sería preciso realizar más estudios con un periodo de intervención más amplio, así como un mayor número de participantes, para analizar al detalle los efectos del extracto de trébol rojo.

Las multifuncionalidades del trébol rojo


El trébol rojo es una planta que se encuentra en Europa, África y Asia y se caracteriza por un alto contenido en isoflavonas. También se les conoce como “estrógenos vegetales” porque tienen componentes similares y se utilizan como alternativas a los tratamientos hormonales a la hora de tratar síntomas típicos de la menopausia como sofocos, sudoración o irritabilidad. Una evaluación de riesgos realizada por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluye que la ingesta diaria de isoflavonas hasta 150 mg es segura para las mujeres peri y posmenopáusicas.

El trébol rojo también es una fuente de vitaminas y minerales como el calcio, el cromo, el magnesio, el fósforo y el potasio. También contiene flavonoides, encargados de proteger nuestro cuerpo de los procesos de oxidación.

Este alimento se puede consumir tanto en infusiones como en complementos alimenticios que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad. Las cápsulas suelen ser el formato más consumido si los beneficios que buscamos son contrarrestar los efectos secundarios de la menopausia, aunque también se consumen a la hora de ayudarnos a aliviar los dolores y las molestias premenstruales.

Visto 655 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Febrero 2021 11:02