Mostrando artículos por etiqueta: complementos alimenticios

Mientras que estudios anteriores se han centrado en analizar la seguridad y la eficacia del consumo de complementos a largo plazo, las últimas investigaciones han querido analizar si dicho consumo ayuda a obtener perfiles de riesgo cardiometabólicos más saludables que puedan persistir con el envejecimiento.

El interés por la actividad biológica de la astaxantina ha aumentado en los últimos años, cuya función ha demostrado ser beneficiosa como antiinflamatoria y antioxidante de radicales libres, tan dañinos para nuestro cuerpo.

Según los últimos estudios de la Sociedad Española del Sueño (SES), un tercio de la población española sufre insomnio ocasionalmente y alrededor de un 12% lo padece de forma crónica. Además de seguir ciertas pautas en nuestros hábitos de vida (evitar el estrés, la ingesta de cafeína o alcohol, y limitar el ejercicio físico unas horas antes de acostarse), determinados ingredientes pueden ayudarnos a conciliar el sueño.

Esta sensación de debilidad y falta de vitalidad, generalmente asociada a un cambio en los hábitos de vida, puede minimizarse si modificamos ciertas pautas de nuestro día a día. Asimismo, y con la llegada de la primavera a la vuelta de la esquina, algunos complementos alimenticios pueden ayudarnos a recuperar la energía que necesitamos.

Se trata de compuestos con propiedades antioxidantes que contribuyen a que las neuronas se mantengan en buen estado, lo que ayuda a conservar las habilidades intelectuales como la memoria verbal y visual o la concentración.

Las ventas de productos que contribuyen a aumentar nuestras defensas han crecido exponencialmente durante el año 2020. Sin embargo, más allá de los nutrientes ya conocidos en este campo como son las vitaminas C y D, el zinc o la equinácea, existen ingredientes menos conocidos que también nos ayudan en este objetivo. Este es el caso de la tinospora cordifolia, popularmente conocida como Guduchi.

Con la menopausia las mujeres experimentan una disminución de la fuerza y la masa muscular asociada a la reducción de estrógenos, por lo que contrarrestar esta situación es vital.

Actualmente podemos encontrar el aceite de bacalao en complementos alimenticios que, de manera complementaria a una dieta sana y equilibrada, nos aportan ácidos grasos omega-3 y vitaminas A y D en el organismo.

Una investigación evidencia que una mayor ingesta dietética de ácidos grasos omega-3 podría ayudar a reducir el deterioro cognitivo relacionado con la depresión en jóvenes y adolescentes y, por tanto, a mejorar su calidad de vida.

Un nuevo estudio ha evidenciado que la vitamina E ayuda a disminuir los biomarcadores relacionados con el hígado graso y mejora la esteatosis -exceso de grasa en el hígado- cuando se combina con actividad física y se reduce la ingesta de grasas y carbohidratos.

Página 1 de 14