Dosis altas de colina al final del embarazo mejoran el rendimiento cognitivo del bebé

  • Miércoles, 24 Enero 2018 16:17
|   Etiquetado como   

Una nueva investigación sugiere que las mujeres que consumen niveles más altos de colina en los últimos tres meses de embarazo pueden tener bebés con velocidades de procesamiento de información más rápidas.

Los bebés cuyas madres habían consumido 930 mg/día de colina al final del embarazo mostraron tiempos de reacción más rápidos en las cuatro edades estudiadas: a los cuatro, siete, diez y trece meses. Así se recoge en la investigación realizada en la Universidad de Cornell (Nueva York) y que publica The Faseb Journal.

Para comprobar el incremento de la velocidad de procesamiento de la información y el rendimiento de la memoria visoespacial se compararon los resultados con los datos recogidos a otro grupo de bebés cuyas progenitoras habían tomado sólo 480 mg/d de colina durante el último trimestre de embarazo. El resultado demostró que el consumo materno de aproximadamente el doble de la cantidad recomendada de colina en la fase final de embarazo mejoraba la velocidad de procesamiento de la información infantil.

De hecho, los investigadores observaron que, incluso con una ingesta de colina de 480 mg/día, los bebés procesaban más rápidamente la información en comparación con aquellos infantes cuyas madres habían tomado las dosis diarias recomendadas.

La colina en los alimentos

Los alimentos ricos en colina incluyen las yemas de huevo, hígado, carne roja, pescado, aves de corral, mientras que las fuentes vegetales incluyen las legumbres, entre otras.

En los últimos años, determinadas tendencias en nutrición han llevado a muchas mujeres embarazadas a evitar algunos alimentos ricos en colina como, por ejemplo, el huevo. La literatura científica de antaño asociaba su consumo a un aumento del colesterol en la sangre, a pesar de que esta teoría ha sido ampliamente refutada con posterioridad a través de estudios científicos actuales. Por otra parte, los temores sobre el contenido de grasa saturada de la carne también pueden haber llevado a evitar una importante fuente colina. En el caso de esta investigación, se recurrió tanto a una dieta rica en este nutriente como a suplementación.

El resultado de que una ingesta de colina en embarazadas por encima de los niveles recomendados haya provocado efectos positivos en el rendimiento cognitivo de los bebés plantea el interrogante sobre si hay que aumentar los niveles recomendados actuales cuando la mujer está en la última fase de embarazo.

En cualquier caso, las conclusiones abren la puerta a futuros estudios transversales más allá de la infancia para explorar los efectos positivos que pueden darse ante un consumo elevado de colina entre otros grupos de población. De demostrarse también su efectividad podría tener consecuencias positivas en el tratamiento del deterioro cognitivo asociado con la edad.

Los complementos alimenticios a base de colina pueden ayudar a mantener los niveles adecuados de este nutriente en aquellos casos en los que no pueda conseguirse a través de la dieta. Si se recurre a la suplementación, siempre hay que optar por complementos alimenticios seguros, eficaces y de calidad.

Visto 1811 veces Modificado por última vez en Jueves, 25 Enero 2018 10:18