Unos buenos niveles de vitamina D pueden aliviar el dolor de espalda en las mujeres menopáusicas

  • Jueves, 19 Marzo 2020 14:01

Un estudio publicado en la revista North American Menopause Society (NAMS) relaciona las concentraciones séricas de 25(OH)D, el mejor indicador del estado de vitamina D, con la degeneración del disco lumbar (LDD). Actualmente esta dolencia está asociada a la edad y generalmente aparece a partir de los 50 años, cuando los discos que separan las vértebras pierden hidratación y grosor.

La salud de los discos intervertebrales se ve especialmente afectada con la menopausia debido al déficit de estrógenos que caracteriza esta etapa de la mujer. Junto con los estrógenos, la vitamina D también es la responsable de mantener la buena salud ósea y es por ello que su carencia puede provocar dolor lumbar. Sin embargo, se han realizado pocos estudios al respecto.

En este sentido, la investigación ha analizado la relación entre la concentración sérica de vitamina D y la degeneración del disco lumbar en mujeres menopáusicas, así como todos los factores epidemiológicos que afectan a esta dolencia. En el estudio participaron más de 230 mujeres con una edad media de 65 años y con unas determinadas concentraciones séricas de 25(OH)D. Los resultados evidencian que las personas con las concentraciones séricas más bajas presentan una degeneración del disco lumbar más severa. Más concretamente, una concentración inferior a 10 ng/mL es un claro marcador de LDD en mujeres menopáusicas, especialmente en la región lumbosacra (parte baja de la columna), así como de todos aquellos factores epidemiológicos relacionados con el dolor lumbar.

La vitamina D, clave para mantener una buena salud ósea 

Los investigadores han reafirmado que los hallazgos obtenidos se deben a los efectos beneficiosos que la vitamina D tiene sobre la sensibilidad al dolor nervioso y muscular, la fuerza muscular y la inflamación. Asimismo, destacan que la vitamina D es fundamental para la absorción del calcio en los huesos, ayudando a prevenir enfermedades óseas como el raquitismo y la osteoporosis.

No obstante, hay que tener en cuenta que la vitamina D que proviene de la alimentación es escasa y no suele superar el 10% de las necesidades diarias, ya que son pocos los alimentos que la contienen y en poca cantidad. Los complementos alimenticios se presentan como una opción segura, eficaz y de calidad para aumentar los niveles de vitamina D siempre y cuando se realice un consumo responsable y se sigan las indicaciones tanto de un profesional como de la etiqueta del producto.

Visto 2343 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Julio 2020 13:21