La Comisión Europea recuerda las pautas de seguridad alimentaria ante la emergencia sanitaria actual

  • Jueves, 16 Abril 2020 11:27

La situación que estamos viviendo estos días por el COVID-19 ha provocado la aparición de numerosas suposiciones sobre posibles vías de contagio, muchos de ellos relacionados con el sector de la alimentación. La Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, responsable de la política de la Unión Europea sobre seguridad de los alimentos y salud y del seguimiento de la aplicación de las leyes correspondientes, ha realizado un documento de preguntas y respuestas al respecto.

El documento abarca cuestiones muy diversas sobre el sector que van desde la producción de alimentos hasta su consumo en el hogar. 

1) Riesgo de contagio a través de la alimentación

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) reafirma que no existe ninguna evidencia de que los alimentos representen un problema de salud pública en relación al COVID-19. A pesar de que algunos estudios afirman que el virus puede mantenerse activo hasta 24 horas en materiales como el cartón y hasta varios días en superficies como el acero y los plásticos, no hay indicios de que los embalajes de los alimentos expuestos a diferentes temperaturas y condiciones ambientales sean una fuente principal de transmisión del virus. Las autoridades sanitarias insisten en la importancia de mantener y extremar las buenas prácticas de higiene, tanto por parte de los comerciantes como de los consumidores.

2) Cadena de producción

En situaciones convencionales, los alimentos están sujetos a estrictos controles oficiales durante toda la cadena de producción para prevenir cualquier entrada de patógenos y posterior contaminación. La legislación de seguridad alimentaria de la Unión Europea exige que todas las empresas del sector de la alimentación se aseguren de tomar las medidas higiénicas adecuadas. Entre ellas destacan la desinfección de instalaciones, de equipos de fabricación y de lotes de producción, medidas que eviten la contaminación cruzada e higiene personal de los trabajadores (desinfección de manos, uso de guantes, mascarilla y ropa adecuada para el trabajo que desempeñan). Todas estas medidas deben seguirse durante toda la cadena de producción, tanto en los controles propios, realizados desde la propia empresa, como en los controles oficiales realizados por las autoridades de seguridad alimentaria competentes.

Desde Afepadi recordamos que los complementos alimenticios son alimentos y como tal, están sujetos a los mismos controles estrictos que aseguran su seguridad, además de su eficacia y calidad.

Ante la emergencia sanitaria actual, la Comisión Europea ha adoptado un Reglamento que permite a los estados miembros realizar controles compatibles con las restricciones de movimientos dictadas por los Gobiernos de cada país y así garantizar la seguridad de todos los procesos del sector de la alimentación. Dichas medidas se aplicarán durante dos meses y se revisarán posteriormente para valorar su idoneidad y continuidad.

Asimismo, las empresas han instaurado protocolos de seguridad en sus propias instalaciones y oficinas que incluyen distanciamiento social entre trabajadores, desinfectantes para manos, calendario de turnos de trabajo y teletrabajo en caso de ser posible, entre otras medidas. En caso de no poder cumplir con unos de los criterios de seguridad, las autoridades locales evalúan cada caso y ayudan a las empresas a encontrar soluciones alternativas garantizando siempre la seguridad. Por supuesto, en caso de que reportar algún posible caso de COVID-19, el trabajador debe permanecer en casa.

3) Venta de alimentos en las tiendas

Los consumidores juegan un papel fundamental en este punto, puesto que deben extremar las precauciones y seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias en cuanto a higiene personal. Aunque no existan evidencias de que los alimentos sean una fuente clara de contagio, debemos evitar tocar aquellos productos que no se vayan a comprar para reducir al máximo cualquier posibilidad de contagio por patógenos que estén en nuestras manos.

Por su parte, los encargados de las tiendas, además de controlar la adecuada entrada de proveedores externos, deben mantener una comunicación clara sobre las normas de higiene y comportamiento con los clientes. Asimismo, también deben garantizar la distancia de seguridad entre trabajadores y clientes y deben desinfectar de manera diaria los establecimientos y objetos de uso frecuente, como los carritos de la compra.

4) Consumo de alimentos en el hogar

En este punto, las autoridades sanitarias apelan a la responsabilidad individual a la hora de mantener una buena higiene en casa: lavarse frecuente las manos con jabón, asearse diariamente, etc. Se trata de medidas que nos protegerán tanto a nosotros mismos como a nuestro entorno.

Además de este documento, que puedes consultar de manera completa en el siguiente enlace, entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) también han publicado una guía con pautas de actuación en todos los eslabones de la cadena alimentaria. Puedes acceder a él clicando aquí.

Sin duda, cualquier documento de estas características será de gran utilidad tanto para empresas como para consumidores.

 

Visto 294 veces Modificado por última vez en Jueves, 16 Abril 2020 12:19