Seguir una dieta rica en flavonoides puede tener un papel importante a la hora de prevenir el Alzheimer

  • Miércoles, 10 Junio 2020 10:43

Así lo señala un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition desarrollado a lo largo 20 años. Estos resultados evidencian la importancia de seguir una dieta saludable para prevenir enfermedades, como en este caso el Alzheimer, a falta de tener un tratamiento que consiga evitar el deterioro cognitivo y erradicar por completo la patología.

Los flavonoides son pigmentos naturales presentes en los vegetales que protegen nuestro organismo del daño producido por agentes oxidantes y que deben aportarse al cuerpo a través de la alimentación o a través de complementos alimenticios seguros eficaces y de calidad, puesto que no los podemos producir por nosotros mismos.

Varios estudios han ido demostrando los efectos terapéuticos que pueden tener en la prevención y desarrollo de varias patologías, incluidas las neurológicas. De entre todas las propiedades de los flavonoides destaca su capacidad antioxidante para proteger a las células del estrés oxidativo relacionado con enfermedades asociadas al envejecimiento. En este sentido, tal y como afirma la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA), el estrés oxidativo está relacionado con el daño de las neuronas en el cerebro de las personas con Alzheimer, lo que sugiere el papel de los antioxidantes a la hora de ayudar a prevenir este tipo de enfermedades.

La investigación dirigida por científicos del Centro de Investigación sobre Nutrición Humana y Envejecimiento de la Universidad de Tufts (Boston) ha contado con la participación de 2.800 personas de 50 años o más para analizar la relación a largo plazo entre la ingesta de alimentos con flavonoides y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y otras demencias relacionadas.

Concretamente, se ha observado que la baja ingesta de algunos tipos de flavonoides, como los flavonoles o las antocianinas, se asocian a un riesgo doble y cuatro veces mayor de desarrollar demencia, respectivamente. Esto es debido a que, algunos de estos flavonoides, son capaces de interactuar con dos proteínas asociadas al crecimiento celular y a la transcripción génica, cuya activación favorece el crecimiento de nuevas conexiones sinápticas y contribuye a la memoria a largo plazo.

Existen muchos estudios que han analizado la relación entre la nutrición y el riesgo de deterioro cognitivo que de lugar a episodios de demencia, no obstante, han sido durante cortos periodos de tiempo. Por el contrario, el estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition ha observado esta relación durante 20 años.

La prevención de las enfermedades neurológicas, la mejor aliada

Aunque el riesgo de demencia y deterioro cognitivo aumenta a partir de los 70 años, es importante tomar conciencia y prevenir al máximo estas patologías. Por ello, y especialmente a partir de los 50 años, es importante mantener -o empezar si aún no se ha hecho- una dieta saludable que reduzca al máximo este riesgo.

Los expertos consideran que, sin medicamentos actualmente disponibles que nos permitan erradicar la enfermedad de Alzheimer, cuidar de factores como el mantener una dieta saludable puede ser esencial a la hora de retrasar su aparición o incluso de prevenirla.

Visto 1102 veces Modificado por última vez en Miércoles, 10 Junio 2020 11:18