La deficiencia de hierro durante la infancia puede condicionar la efectividad de las vacunas

  • Viernes, 06 Noviembre 2020 10:58
La deficiencia de hierro durante la infancia puede condicionar la efectividad de las vacunas La deficiencia de hierro durante la infancia puede condicionar la efectividad de las vacunas

Las vacunas han representado un gran avance para combatir enfermedades que causan gran mortalidad. No obstante, su eficacia puede verse afectada si la persona que la recibe no tiene unas condiciones óptimas de salud. Este es el caso de los grupos de población que presentan déficit de hierro.

En este sentido científicos de Kenia, Suiza, Reino Unido, Países Bajo y Estados Unidos realizaron dos estudios, uno de cohorte de nacimiento y otro de seguimiento, para determinar la relación de los niveles de hierro y los anticuerpos contra antígenos de las vacunas administradas en niños kenianos desde su nacimiento hasta los 18 meses de vida.

En el estudio de seguimiento, los investigadores administraron a los niños de más de seis meses de edad una dosis diaria de micronutrientes en polvo, y en una parte de ellos la dosis también contenía 5 mg de hierro. Unos meses después, y a la hora de vacunarse contra el sarampión, se observó que los niños que habían recibido la suplementación de hierro desarrollaron una respuesta inmune más fuerte: a los doce meses no solo tenían más anticuerpos en su sangre contra el sarampión, sino que estos anticuerpos también reconocieron mejor los patógenos. Tal y como indicaron los análisis en el grupo de niños a quienes les administró la dosis de hierro, las concentraciones de IgG sérica antisarampionosa, la seroconversión (aparición de anticuerpos contra una determinada enfermedad infecciosa) y la avidez de IgG (indicador de una infección superada) fueron más altas, lo que demuestra esta mejor respuesta inmune.

¿Cómo actúa el hierro en la inmunización frente a las enfermedades?

Los primeros años de vida son esenciales para el desarrollo del sistema inmune, ya que se trata de un periodo de tiempo en el que la respuesta a las vacunas es menor y la susceptibilidad a contraer infecciones es mayor. La captación de hierro a través del receptor de transferrina TfR1 (la proteína transportadora específica del hierro) es esencial para el desarrollo de los linfocitos, y por tanto, la disponibilidad adecuada de hierro en el organismo es fundamental para la inmunidad adaptativa.

Los expertos explican que los bebés nacen con reservas de hierro en su cuerpo para cubrir las necesidades durante los primeros meses, no obstante, es necesario reforzar la cantidad durante los siguientes meses para promover su crecimiento y desarrollo. Los datos evidencian que más del 40% de los niños menores de 5 años en todo el mundo padecen anemia debido a una deficiencia de hierro, que a la vez afecta a la inmunidad adaptativa. En el caso concreto del estudio en los niños kenianos, más de la mitad de los niños padecía anemia (baja cantidad de hemoglobina y glóbulos rojos) a las diez semanas, un porcentaje que ascendió a más del 90% a las 24 semanas.

Hay que tener en cuenta que el perfil de sistema inmune y la cantidad “innata” de hierro en los niños recién nacidos depende de la ubicación geográfica, de ciertos factores ambientales e incluso de los ingresos y la riqueza, lo que promueve situaciones de malnutrición y, por tanto, de menor aporte de micronutrientes y macronutrientes que el cuerpo necesita. Aumentar la eficacia de la inmunización y reducir la anemia son objetivos clave de salud pediátrica mundial. A pesar de que los programas de inmunización han logrado una alta cobertura, según afirma el estudio, uno de cada cinco niños en todo el mundo no está completamente inmunizado frente a ciertas patologías.

Visto 316 veces Modificado por última vez en Viernes, 06 Noviembre 2020 11:51