Actualmente podemos encontrar el aceite de bacalao en complementos alimenticios que, de manera complementaria a una dieta sana y equilibrada, nos aportan ácidos grasos omega-3 y vitaminas A y D en el organismo.

El cerebro de las personas que padecen depresión se caracteriza por interrupciones en las conexiones neuronales que hacen percibir la información neutra como negativa. Investigadores de la Universidad de Illinois, en Chicago, han analizado el papel de los complementos de aceite de pescado en la recuperación de las redes neuronales.