La moringa oleifera, conocida como moringa, es una planta tropical todavía bastante desconocida para los consumidores europeos. Se trata de una especie de la que se aprovechan todas y cada una de sus partes (hojas, vainas, flores, semillas y raíces) para aliviar ciertas dolencias y ayudar a prevenir algunas enfermedades.

Las hojas de olivo contienen, entre otras sustancias, oleuropeína y otros compuestos polifenólicos, considerados grandes antioxidantes y antiinflamatorios. Son beneficiosos para el sistema cardiovascular e inmunológico, y ayudan de reducir el estrés oxidativo -reduciendo también los radicales libres, tan dañinos para el organismo-, así como la presión arterial. Nuevas evidencias científicas demuestran también su efecto antibacteriano.