Esta sensación de debilidad y falta de vitalidad, generalmente asociada a un cambio en los hábitos de vida, puede minimizarse si modificamos ciertas pautas de nuestro día a día. Asimismo, y con la llegada de la primavera a la vuelta de la esquina, algunos complementos alimenticios pueden ayudarnos a recuperar la energía que necesitamos.