Los sofocos, principales síntomas de la menopausia, son responsables del aumento del flujo sanguínea de la piel del cuello, cara y tórax, y se acompañan de sudoración y palpitaciones. No obstante, en los últimos años ha aumentado la tendencia a consumir determinadas plantas para aliviar estos síntomas.

Unos niveles bajos de vitamina B9 (folato) y B12 pueden estar relacionados con la progresión de la fibrosis hepática en individuos con hígado graso no alcohólico.