Se trata de una fruta exótica procedente de un arbusto nativo de la Amazonía que, a pesar de ser poco conocida en nuestro país, su aportación en nuestro organismo a nivel de nutrientes la ha convertido en un ‘superalimento’.

Una suplementación a base de polifenoles procedentes de extractos de uva, granada y té verde puede aumentar la potencia y el rendimiento durante un ejercicio de alta intensidad.

Consumir complementos alimenticios enriquecidos con polifenoles procedentes de las hojas de olivo mejoran la presión arterial y reducen también los niveles de colesterol en personas con problemas de hipertensión. El estudio publicado por el European Journal of Nutrition confirma una disminución de los problemas coronarios entre un 9 y un 14% y del riesgo de infarto en un 22%.