Se trata de una vitamina esencial para el correcto funcionamiento de las enzimas que regulan los procesos metabólicos del cuerpo. También interviene en el desarrollo cerebral durante el embarazo y la infancia, así como la función neurológica normal, y ayuda al cuerpo a producir anticuerpos y hemoglobina, y mantener el azúcar en la sangre.

La nutrición es un factor clave en nuestra salud, y entre otros, incide directamente en el sistema inmune. El control de la alimentación, aunque no nos exime de ninguna enfermedad, puede ayudarnos a reforzar el sistema inmunológico, responsable de protegernos de bacterias, virus y agentes patógenos. ¿Conoces las propiedades de las vitaminas a la hora de cuidar nuestras defensas?