Martes, 13 Junio 2017 12:54

Los prebióticos combaten la obesidad y el sobrepeso infantil

Consumir inulina enriquecida con oligofructosa (OI) puede modificar la microbiota intestinal y reducir la grasa corporal en niños obesos o con sobrepeso. La Universidad de Calgary, autora del estudio, corrobora que después de dieciséis semanas, los niños que consumieron esta sustancia experimentaron un disminución del peso en torno al 3,1%, una pérdida de grasa corporal de cerca del 2,4% y de la masa grasa troncal en un 3,8%.

 

Los prebióticos pueden prevenir la obesidad infantil

Se trata de la primera investigación que se realiza para examinar los cambios que los prebióticos pueden provocar en las bacterias intestinales de la población infantil con serios problemas de peso. Los hallazgos abren nuevas puertas a los tratamientos dietéticos para combatir la obesidad ya que los prebióticos son económicos, fáciles de consumir y no invasivos.

El estudio realizado arroja además otras conclusiones interesantes ya que el consumo de inulina enriquecida con oligofructosa también aporta potenciales beneficios sobre el metabolismo y la salud en general.

En la conclusiones se explica que la pérdida de grasa troncal se acompaña también de una disminución de los triglicéridos en sangre. La cifra cae hasta un 10% y también disminuye hasta un 15% la citoquina inflamatoria interleucina-6 (IL6), un importante biomarcador para controlar la inflamación que va asociada a la obesidad.

En el estudio, los investigadores han querido subrayar el importante papel desempeñado por los prebióticos. Para ello, han argumentado y mostrado con evidencias científicas los cambios producidos en las bacterias del tubo digestivo cuando se suministraba el prebiótico inulina enriquecida con oligofructosa y cuando simplemente se daba un placebo. Con el paso de los días se notaba un incremento significativo de la bacteria Bifidobacterium y la disminución de la Bacteroides vulgatus. Esta última bacteria es, al parecer, la causante de la obesidad, así por lo menos se demuestra en otro estudio realizado por la misma universidad donde se aborda el sobrepeso en la población femenina y la relación directa con este microorganismo.

Acerca de los prebióticos

Un prebiótico es un hidrato de carbono que el intestino no puede asimilar y que, debido a ello, acaba modificando y alterando la flora intestinal. Los preobióticos fermentan en el tracto gastrointestinal y se utilizan como “alimento” por determinadas bacterias intestinales beneficiosas (probióticos) dificultando el paso y crecimiento de microorganismos nocivos.

Los prebióticos se pueden obtener a través de una dieta variada, siempre en cantidades moderadas. Algunos alimentos que los contienen son, por ejemplo, los plátanos, tomate, alcachofa, cebolla, puerro, espárragos o ajo.

El consumo de prebióticos también puede hacerse a través de la suplementación o de alimentos enriquecidos siendo los más utilizados los fructooligosacáridos (FOS), la inulina y los galactooligasácaridos (GOS).

Además de que este estudio ha demostrado que su consumo en niños con problemas de sobrepeso ayuda a reducir la grasa corporal, los prebióticos también son efectivos para reforzar las defensas, paliar los posibles desórdenes digestivos (gases, estreñimiento, etc.) o facilitar, por ejemplo, la absorción de algunos minerales como el magnesio o calcio.

Las cifras de obesidad infantil se disparan

La obesidad y el sobrepeso infantil siguen siendo dos de los problemas de salud más grave a nivel mundial. En nuestro país, según datos de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las enfermedades metabólicas (SECO) a partir de cifras del INE, la obesidad ha aumentado del 7,4% al 17% en los últimos 25 años. En niños y adolescentes, el porcentaje es de 25% (sobrepeso) y 15% (obesos). Es decir, de cada 10 niños y adolescentes de 2 a 17 años, 2 tiene sobrepeso y 1 obesidad.

Según datos aportados por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentario y Nutrición (AECOSAN), en España y en 2012 el 7% del gasto sanitario anual estuvo relacionado con el tratamiento del sobrepeso y la obesidad. Un valor relativo que en cifras absolutas arroja 5.000 millones de euros al año.

A raíz de este nuevo estudio, la toma responsable y segura de prebióticos podría ayudar, a partir de ahora, a frenar las cifras y a actuar como preventivo.

Visto 3479 veces Modificado por última vez en Jueves, 03 Mayo 2018 12:18