Miércoles, 18 Abril 2018 17:45

El Omega-3 y la vitamina D ayudan a mejorar ciertos trastornos mentales

El Omega-3 y la vitamina D podrían mejorar la función cognitiva y el comportamiento social en personas diagnosticadas de TDAH, esquizofrenia, trastorno bipolar y otros desórdenes mentales como pone de manifiesto una reciente investigación publicada en FASEB Journal.

Si bien estudios anteriores ya habían demostrado que el Omega-3 y la vitamina D eran beneficiosos en estos casos, hasta la fecha no se habían podido explicar los mecanismos que contribuyen a una mejora de estos trastornos mentales.

Como se sugiere en el estudio, la sinergia de la vitamina D y los ácidos grasos Omega-3 (ácido eicosapentaenoico -EPA- y ácido docosahexaenoico -DHA-) se explica por su participación en el proceso de síntesis, liberación y accesibilidad de la serotonina. La vitamina D regula la síntesis de este neurotransmisor, el ácido EPA influye en su liberación al organismo y el DHA mejora la accesibilidad al receptor de serotonina.

Según los investigadores, unos niveles bajos de serotonina en individuos normales se relacionan con un comportamiento antisocial, mayor agresividad no controlada y autolesiones. El estudio también sugiere que las enfermedades mentales son menos prevalentes entre las mujeres debido a que uno de los efectos de los estrógenos es aumentar la síntesis de serotonina en el cerebro.

Los científicos que han participado en este estudio afirman que los suplementos de vitamina D y ácidos grasos Omega-3 pueden ser un tratamiento terapéutico mucho más seguro que los medicamentos tradicionales potenciadores de la serotonina que, según apuntan, tienen efectos secundarios negativos como ansiedad, náuseas y visión borrosa.

Si bien los investigadores también exponen que se necesitan más ensayos clínicos para acabar de confirmar los efectos beneficiosos de un cóctel de vitamina D y Omega-3 en determinados trastornos mentales (esquizofrenia, comportamiento compulsivo, bipolaridad, depresión, etc.), con las conclusiones extraídas a raíz de este estudio existen grandes posibilidades de éxito en la administración de estos complementos alimenticios.

La resultados obtenidos son fruto de una investigación que se ha dividido en dos partes. En la primera parte del estudio se confirmó que eran necesarios unos niveles adecuados de vitamina D para producir serotonina en el cerebro y favorecer un comportamiento social activo. En la segunda parte, la investigación se amplió para incluir los ácidos grasos Omega-3 y así aplicar sus hallazgos al TDAH, el trastorno bipolar, la esquizofrenia y el comportamiento impulsivo.

Nutrientes para la mente

Hoy en día, hay muchos nutrientes que se pueden considerar “alimentos para la mente”. Aparte de la energía que el cerebro necesita para funcionar y que extrae de la alimentación, determinados nutrientes como las vitaminas, los ácidos grasos y los minerales también son básicos para mantener una buena salud cognitiva.

Los beneficios del Omega-3 para el cerebro no son nuevos. Estudios anteriores han demostrado que el EPA y el DHA son importantes para mantener en buen estado las células cerebrales y su compleja red en el sistema nervioso. También son beneficiosos para la plasticidad del cerebro y, además, estudios de laboratorio han podido demostrar que el Omega-3 también tiene propiedades antiinflamatorias, lo que indica su importancia para el cerebro durante el envejecimiento.

Respecto a la vitamina D, una deficiencia parece afectar al tamaño de varias áreas cerebrales y, en adultos, los datos que ofrecen algunos estudios observacionales relacionan un nivel bajo de este nutriente en invierno con un menor rendimiento mental, sobre todo en lo que se refiere a la memoria de trabajo y a la capacidad para tomar decisiones complejas.

Aunque el Omega-3 y la vitamina D se pueden obtener a través de diferentes alimentos, los complementos alimenticios son una alternativa en caso de dietas estrictas o restrictivas. En el caso de optar por una suplementación es fundamental recurrir a productos de calidad con garantías de eficacia y seguridad.

Visto 4450 veces Modificado por última vez en Viernes, 20 Abril 2018 11:32