Jueves, 27 Agosto 2020 09:05

El consumo de estilbenos y los flavonoides, asociado a una menor tasa de obesidad y una mejor salud intestinal

Consumo de estilbenos y flavonoides, asociado a una menor tasa de obesidad y mejor salud intestinal Consumo de estilbenos y flavonoides, asociado a una menor tasa de obesidad y mejor salud intestinal

Varios estudios han demostrado que las dietas basadas en una alta ingesta de polifenoles y fibras alteran las actividades microbianas del intestino. Concretamente, la microbiota intestinal convierte los polifenoles y las fibras en compuestos biológicamente activos, lo que ayuda a regular el metabolismo de la energía y de los lípidos. Sin embargo, no estaba claro si los cambios en los procesos biológicos estaban asociados a una acción conjunta entre flavonoides y fibra o por el contrario, tienen efectos independientes.

En este sentido, un estudio realizado en una muestra de casi 2.000 personas ha analizado la relación entre el consumo de polifenoles - flavonoides y estilbenos- y la composición de la microbiota intestinal que participa en los procesos metabólicos, independientemente de la ingesta de fibra.

Según los expertos, los flavonoides son antioxidantes que tienen un efecto ya conocido en el tejido adiposo. Concretamente, alivian el estrés oxidativo intracelular, inhiben la adipogénesis y la lipogénesis, y suprimen la diferenciación de preadipocitos a adipocitos maduros. Todos ellos son factores desencadenantes de la obesidad.

La investigación ha observado que la ingesta de flavonoides se relaciona con la presencia de Veillonella, una bacteria que metaboliza el ácido láctico producido por el ejercicio y lo convierte en propionato, un ácido graso de cadena corta que el cuerpo humano utiliza para mejorar el rendimiento físico y que está estrechamente relacionado con el metabolismo energético. Asimismo, los polifenoles se han asociado a una menor cantidad de especies bacterianas patógenas en la microbiota intestinal, lo que contribuye a mantener la salud intestinal.

Por otra parte, el consumo de estilbenos se ha vinculado con la presencia de bacterias productoras de butirato (Lachnospira y Faecalibacterium, esta última descrita por los autores del estudio como un “biomarcador clave en un intestino sano”). El butirato es un producto final del metabolismo cuya acción supone una mejora de la función intestinal.

Los resultados obtenidos sobre la composición de la microbiota intestinal muestran que la ingesta de estilbenos y flavonoides se correlaciona con la obesidad. Concretamente, la alta ingesta de estos polifenoles se ha relacionado con una prevalencia de obesidad entre un 20 y un 30% menor, de los cuales hasta un 11% está mediado por la diversidad microbiana. Los resultados evidencian la importancia de estos compuestos a nivel de salud pública, ya que al aumentar la ingesta dietética de polifenoles, se podría prevenir parte del aumento de peso de la población.

Actualmente, la mayoría de las pautas recomiendan la ingesta diaria de fibra, pero en pocas ocasiones se tiene en cuenta la ingesta específica de estilbenos y flavonoides. Tras los hallazgos del estudio, sus autores explican que se precisan de más investigaciones que utilicen modelos de intervención dietética clínica para valorar futuras recomendaciones en la dieta que contemplen un mayor consumo de polifenoles. Por otro lado, también se precisan de investigaciones adicionales que permitan confirmar si los beneficios de los polifenoles se cumplen en todos los grupos de población: hombres y mujeres, jóvenes y personas de mayor edad, así como otras consideraciones demográficas.

 

Visto 2171 veces Modificado por última vez en Jueves, 27 Agosto 2020 09:10