Miércoles, 27 Enero 2021 11:10

El Omega-3 podría ayudar a mejorar el deterioro cognitivo relacionado con la depresión de los jóvenes

Una investigación evidencia que una mayor ingesta dietética de ácidos grasos omega-3 podría ayudar a reducir el deterioro cognitivo relacionado con la depresión en jóvenes y adolescentes y, por tanto, a mejorar su calidad de vida.

Las investigaciones clínicas realizadas hasta el momento se han centrado principalmente en los síntomas emocionales de la depresión, sin tener en cuenta que los problemas cognitivos pueden deteriorar el rendimiento y la memoria verbal, lo que incluso puede llegar a afectar al tratamiento con antidepresivos.

Este nuevo estudio ha analizado al detalle esta vertiente. Los autores han querido analizar el rendimiento de la memoria en relación con el estado de ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), porque la suplementación con EPA se ha asociado principalmente con efectos cognitivos beneficiosos en los jóvenes con depresión. Concretamente, los expertos examinaron las asociaciones entre el EPA y el DHA en sangre según la gravedad de la depresión y el rendimiento de la memoria verbal de los participantes -jóvenes con depresión moderada y severa-. Los resultados indicaron que aquellos jóvenes con niveles altos de EPA tenían curvas de aprendizaje más pronunciadas en los ensayos de memoria a corto plazo (parecían recordar más palabras más rápido), en comparación con los pacientes con niveles de EPA moderados o bajos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 4,4% de la población mundial padece depresión, con una tasa de prevalencia a lo largo de la vida de hasta aproximadamente el 15%. Aunque la edad media de aparición se sitúa alrededor de los 25 años, los primeros síntomas y la aparición de la depresión a menudo se producen en la infancia o la adolescencia.

Ante esta realidad, los hallazgos del estudio reconfirman el papel tan importante de ciertos nutrientes, como la suplementación de EPA, en relación con el funcionamiento cognitivo y la gravedad de la depresión. En ese sentido, los autores afirman que las investigaciones futuras deberían investigar más a fondo esta relación para poder llegar a recomendar una ingesta dietética de EPA como intervención natural y fácil a la hora de mejorar el rendimiento cognitivo de los jóvenes que padecen depresión.

La importancia de los ácidos Omega-3 en la dieta

La inflamación está directamente relacionada con el desarrollo de enfermedades neurológicas y en esta relación intervienen las citoquinas. La acción de las citoquinas proinflamatorias puede afectar a la disponibilidad del L-triptófano, lo que conduce a una disminución de la serotonina en el sistema nervioso central, y cuyo déficit puede causar depresión.

Muchos estudios han demostrado que los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 son vitales para el desarrollo normal del cerebro. En este sentido, los expertos creen que las propiedades antiinflamatorias de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 contrarrestan estos procesos inflamatorios y atenúan el desarrollo y la gravedad de la depresión.

Además de ingerir omega-3 a través de la alimentación, los complementos alimenticios, que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad, se presentan como una buena fuente de ácidos grados poliinsaturados. Este tipo de complementos incluyen el aceite de pescado, el aceite de krill, el aceite de hígado de bacalao y el aceite de alga.

Visto 1116 veces Modificado por última vez en Miércoles, 27 Enero 2021 11:21