Jueves, 10 Marzo 2022 11:09

Complementos alimenticios para combatir la astenia primaveral

Complementos alimenticios para combatir la astenia primaveral Complementos alimenticios para combatir la astenia primaveral

Con la entrada de la primavera a la vuelta de la esquina, dentro de unos días, se puede acentuar la sensación de cansancio y falta de vitalidad, lo que popularmente conocemos como astenia primaveral. Se trata de un trastorno temporal que, en algunos casos, puede acentuar el cansancio y la falta de energía que podemos tener de manera general.

Según la segunda edición del Estudio “Mapa de la fatiga en España”, realizado por la empresa de estudios de mercado Sigma Dos, un 26% de la población afirma sufrir cansancio físico. Un incremento de más de un tercio, teniendo en cuenta que en 2020 era poco más del 19%.

Esta realidad se puede acentuar por la llegada de la primavera. Además de situaciones de estrés y ansiedad, la nueva estación puede afectar nuestro reloj biológico. Básicamente, a medida que los días se vuelven más largos, nuestras hormonas se desequilibran y gastamos más energía interna para reajustarnos. Además, los cambios de temperatura pueden hacer que nuestra presión arterial fluctúe. Toda esta combinación puede provocarnos agotamiento físico y mental.

Además de fatiga y debilidad general, la astenia primaveral también causa falta de concentración y trastornos de la memoria, cambios de humor (irritabilidad), dolores de cabeza, trastornos del sueño o falta de apetito. Si a ese desgaste físico le sumamos, en el caso de las mujeres, algunos días del ciclo menstrual, la debilidad y el agotamiento pueden ser mayores.

La astenia se debe, en buena parte, a un déficit de micronutrientes, por lo que podemos paliar sus síntomas siguiendo una dieta rica en vitaminas, minerales y antioxidantes. Además de seguir una alimentación sana y equilibrada, rica en estos nutrientes, también es recomendable seguir unos hábitos regulares de descanso, respetar las horas de sueño y realizar ejercicio físico moderado. Sin embargo, en determinadas ocasiones, podemos recurrir a ciertos complementos alimenticios, que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad, para conseguir un aporte extra de vitalidad.

Algunos nutrientes que podemos aportar al organismo mediante el consumo de complementos alimenticios son:

- Vitamina C: es uno de los nutrientes indispensables para esta época del año. Además de contribuir a la reducción del cansancio y la fatiga, característicos de la astenia primaveral, también ayuda a proteger las células del sistema inmunológico del estrés oxidativo, interviene en la formación de huesos y dientes y en la síntesis de colágeno, ayudando a la reparación de los tejidos.

- Vitamina B: el complejo de vitaminas del tipo B tienen un papel fundamental en la producción de energía, incluyendo el metabolismo de los lípidos, los carbohidratos y las proteínas, y por ello su déficit se relaciona con el cansancio, la fatiga y la debilidad. Al estar implicada en muchas actividades metabólicas, también es importante para las células sanguíneas, las hormonas y la función del sistema nervioso.

- Hierro: es un mineral que está presente en todas las células e interviene en varias funciones vitales, por lo que aparece el cansancio cuando hay deficiencia. En el caso de las mujeres, además, el déficit de hierro puede ser más común debido al ciclo menstrual. El hierro nos ayuda a producir hemoglobina, responsable de transportar oxígeno a los órganos y tejidos del cuerpo, entre otros. Aportar al cuerpo niveles significativos de hierro, junto con una combinación de vitaminas, nos ayudará a recuperar la vitalidad.

- Magnesio: entre otros, ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga, y contribuye al funcionamiento adecuado del sistema nervioso, la actividad habitual de los músculos, el metabolismo energético normal y el mantenimiento de huesos y dientes. Un déficit de este mineral provoca calambres, fatiga muscular o contracturas.

- Adaptógenos: son sustancias naturales que se obtienen sobre todo de plantas y raíces enfocadas a modular una respuesta del organismo frente a situaciones de estrés y cansancio, además de mejorar las funciones cognitivas. Algunos de los adaptógenos más conocidos son el ginseng, la ashwaganda o la rodhiola.

Visto 978 veces Modificado por última vez en Jueves, 10 Marzo 2022 11:27