Miércoles, 18 Mayo 2022 11:24

Nutracéuticos de zanahoria para prevenir problemas de salud relacionados con déficit de vitamina A

Nutracéuticos de zanahoria para prevenir problemas de salud relacionados con déficit de vitamina A Nutracéuticos de zanahoria para prevenir problemas de salud relacionados con déficit de vitamina A

Los productos nutracéuticos derivados de las zanahorias podrían utilizarse como complemento alternativo para prevenir problemas de salud relacionados con carencias nutricionales, según los resultados de un estudio.

La zanahoria contiene elevados niveles de carotenoides, antocianinas y otros compuestos fenólicos. Los compuestos carotenoides son sustancias que actúan como potentes antioxidantes que protegen las células de las moléculas dañinas y se convierten en vitamina A (retinol) en nuestro cuerpo. Las xantofilas, la zeaxantina, la neoxantina o la luteína son otros pigmentos carotenoides presenten es la zanahoria que no solo ayudan a mantener la salud ocular, protegiendo la visión y reduciendo el riesgo de degeneración macular, sino que, gracias a sus propiedades antibacterianas y antifúngicas, también intervienen en la salud inmunológica, son antiinflamatorias y analgésicas, reducen la presión arterial y presentan propiedades cardioprotectoras, hepatoprotectoras e incluso anticancerígenas.

Asimismo, la zanahoria supone una buena fuente de fibra dietética y oligoelementos como el magnesio y el manganeso, que actúan en el metabolismo de los carbohidratos, la producción de energía, la absorción de hierro, la secreción de insulina y la coordinación de las enzimas antioxidantes en el cuerpo. También es rica en potasio, ayudando al buen funcionamiento de los músculos.

Nuevas investigaciones han observado que los productos nutracéuticos elaborados a partir de la zanahoria conservan un alto contenido de carotenos junto con propiedades antioxidantes. De este modo, los resultados obtenidos respaldan el desarrollo de complementos alimenticios a base de zanahoria, que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad, para prevenir y reducir problemas de salud relacionados con el estrés oxidativo y con la deficiencia de vitamina A, así como enfermedades no transmisibles (ENT) -como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes o las enfermedades respiratorias crónicas-.

Antes de ser diagnosticadas y tratadas, estas patologías pueden abordarse a través de la prevención, que suele ser menos costosa que el tratamiento, ya que implica cambiar los hábitos de vida y la alimentación. Mediante cambios en la dieta, los investigadores analizan cada vez más los compuestos naturalmente presentes en los alimentos que puedan evitar el desarrollo de las ENT y que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), suponen un 71% de las muertes que se producen cada año en el mundo.

Visto 584 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Mayo 2022 11:36