Miércoles, 22 Junio 2022 11:32

¿Qué nutrientes debemos considerar para el verano?

Nutrientes que debemos considerar para el verano Nutrientes que debemos considerar para el verano

La llegada del verano y las subidas de la temperatura marcan algunas pautas en nuestro estilo de vida, y la alimentación es una de ellas. Las vitaminas y los minerales, así como otros nutrientes, son esenciales para proteger la piel y el cabello ante la exposición solar y para afrontar mejor el calor en esta época del año.

Con la llegada del verano debemos cuidar un poco más la piel y el cabello, que pueden perder hidratación y salud debido a la exposición solar. Por ello, es importante modificar algunas pautas de nuestro estilo de vida durante estos días para evitar al máximo el daño del calor y del sol. Algunas de las vitaminas y nutrientes importantes son:

- Vitamina A: esta vitamina, conocida como retinol, se le conoce por sus efectos antioxidantes. Contribuye a la regeneración de la piel, mejorando y protegiendo la piel dañada por la exposición solar, los sarpullidos por el calor o la insolación. Asimismo, ayuda a tratar las manchas cutáneas.

- Vitamina B: neutraliza los radicales libres que se producen tras una exposición solar excesiva.

- Vitamina C: protege las células frente al estrés oxidativo y ayuda a regular la temperatura corporal, por lo que contribuye a que el cuerpo se adapte al calor en verano. También tiene efectos positivos sobre las arrugas y la calidad de la piel, ya que favorece la formación del colágeno que, como veremos en este mismo artículo, contribuye a mantener la hidratación y elasticidad de la piel.

- Vitamina E: actúa como antioxidante y protege las células contra los daños causados por los radicales libres. Al ser una vitamina liposoluble puede penetrar fácilmente en las membranas de las células de la piel, proporcionando una ligera protección extra contra el sol. También tiene una acción parecida al antihistamínico, ya que reduce el riesgo de las reacciones alérgicas típicas de verano.

- Colágeno: dado que el sol puede dañar la estructura de la piel y darle un aspecto de envejecimiento prematuro, especialmente cuando la exposición al sol es excesiva, los complementos de colágeno pueden ayudarnos a mantener los niveles de colágeno altos. Más concretamente, el colágeno marino ayuda al cuidado de la piel, ya que tiene la capacidad de hacer que las células se ‘autoreparen’, mejorando la elasticidad y el grosor de la piel, dándole un aspecto más fresco y juvenil. La vitamina C es un buen aliado junto al colágeno, ya que contribuye a su formación.

- Melanina: no solo proporciona pigmentación para la piel, sino que, tal y como han observado algunos estudios, también puede proteger contra los efectos nocivos de los rayos ultravioleta, incluso bloqueando procesos en el cuerpo que pueden conducir al cáncer de piel.

Asimismo, a la hora de protegernos contra el sol, en los últimos años se ha popularizado el consumo de fotoprotectores orales, complementos alimenticios seguros, eficaces y de calidad destinados a proteger la piel de la exposición solar. Están formados por una combinación de nutrientes que contribuyen a la protección celular, refuerzan las defensas naturales de nuestra piel, contribuyen a la reparación del ADN y pueden prevenir el fotoenvejecimiento. Aunque los puede tomar cualquier persona, están especialmente indicados para las personas que presentan riesgo relacionados con los daños del sol como pacientes con dermatitis, personas con pieles muy claras, personas con facilidad para desarrollar manchas o personas con problemas dermatológicos, como rosácea o vitíligo. Sin embargo, tal y como cuentan los expertos, los fotoprotectores orales no sustituyen a las cremas protectoras, sino que las complementan, de manera que con un uso conjunto se alcanza una protección más completa.

Por otro lado, la protección en el cabello y en los ojos también es fundamental. El sol deshidrata el cabello y daña su estructura proteica. Para evitarlo, los complementos de zinc refuerzas los folículos pilosos y sus propiedades antioxidantes pueden ayudar a eliminar los efectos nocivos del sol en el cuerpo. En lo que respecta a los ojos, al igual que la piel, la salud ocular puede verse dañada tanto por los rayos del sol como por el cloro de las piscinas. En estos casos, el DHA (ácido docosahexaenoico), la vitamina B2 o la vitamina A contribuyen al mantenimiento de la visión en condiciones normales.

No obstante, más allá de estas pautas nutricionales, es muy importante beber agua para mantener la hidratación. Los nutrientes como el sodio, el magnesio y el potasio intervienen en los procesos de hidratación y deshidratación. Por ello, es esencial mantener unos niveles adecuados de sodio para que las células puedan absorber el agua correctamente para hidratar el cuerpo, mientras que el potasio y el magnesio ayudan a mantener el equilibrio de los fluidos.

 

Visto 560 veces Modificado por última vez en Miércoles, 22 Junio 2022 11:50