Jueves, 15 Abril 2021 10:37

Un estudio evidencia que la astaxantina de las algas influye positivamente en la función inmunológica

El acción de la astaxantina en nuestras defensas El acción de la astaxantina en nuestras defensas

El interés por la actividad biológica de la astaxantina ha aumentado en los últimos años, cuya función ha demostrado ser beneficiosa como antiinflamatoria y antioxidante de radicales libres, tan dañinos para nuestro cuerpo.

La astaxantina es un pigmento carotenoide rojo natural que se encuentra en microalgas y ciertos tipos de mariscos. Además de sus beneficios en piel, la salud cardiovascular, la mejora de la resistencia física y la recuperación tras la actividad física, también tiene un importante papel inmunomodulador en nuestras defensas.

Así lo demuestra el primer estudio realizado en humanos y publicado en la revista Nutrition & Metabolism, que ha examinado la acción de la astaxantina dietética en la regulación de la respuesta inmune, el daño oxidativo y la inflamación. Para esta investigación se contó con una muestra de mujeres jóvenes, con una media de edad de 21 años, que recibieron una dosis de 2 mg, una dosis de 8 mg o un placebo diariamente y durante ocho semanas. La respuesta inmune se evaluó al inicio de la investigación, a las cuatro semanas y al final del estudio.

De entre los resultados obtenidos, los investigadores destacan que el consumo de astaxantina:

- disminuyó drásticamente un biomarcador de daño al ADN a la cuarta semana de observación y con la dosis más baja (2 mg).
- mostró concentraciones plasmáticas de proteína C reactiva más bajas. Se trata de una prueba que busca cualquier indicio de inflamación en el cuerpo de manera que, a mayores niveles, mayores señales de inflamación.
- aumentó la capacidad de las células natural killer (NK) para interaccionar con otras células y destruirlas. Este tipo de células tienen una función de inmunovigilancia contra tumores y células infectadas por virus.
- incrementó el número de células T y células B, ambas involucradas en la actividad inmunorreguladora y antiviral, respectivamente.

Según los expertos, este estudio muestra que la astaxantina es un carotenoide natural bioactivo con una potente actividad inmunitaria, antioxidante y antiinflamatoria que puede llegar a ser más protectora que otros pigmentos más conocidos popularmente. Asimismo, consideran que, aunque la muestra de la población es muy homogénea y concreta, las nuevas investigaciones que se desarrollen en esta línea pueden ofrecer resultados similares en una amplia muestra de participantes.

La importancia de mantener el balance oxidativo en nuestro cuerpo

 

Las células inmunes son particularmente sensibles al estrés oxidativo y al daño provocado por los radicales libres. El balance oxidativo de nuestro cuerpo es esencial para la regulación metabólica, la acción de las biomoléculas o la producción de energía, entre otros. La pérdida de este balance resulta en destrucción de las membranas celulares, las proteínas y el ADN, y este daño oxidativo es el responsable del envejecimiento y el desarrollo de enfermedades crónicas relacionadas con la edad. Por tanto, en condiciones de mayor estrés oxidativo, el consumo de antioxidantes se considera vital para mantener este equilibrio.

En este sentido, tal y como ha demostrado la investigación, la astaxantina actúa como un potente antioxidante que puede llegar a regular la producción y acción de los factores que controlan los procesos de inflamación. Aunque podemos encontrar este pigmento en ciertos alimentos, una de las mejores maneras de consumirla es a través de los complementos alimenticios, que han demostrado ser seguro, eficaces y de calidad.

Visto 551 veces Modificado por última vez en Jueves, 15 Abril 2021 11:12