Jueves, 15 Septiembre 2022 10:32

Vuelta al cole: los nutrientes esenciales para los niños

Vuelta al cole: los nutrientes esenciales para los niños Vuelta al cole: los nutrientes esenciales para los niños

La vuelta al cole y a la rutina diaria es un periodo que implica muchos retos, tanto para los niños como para los adultos. Aunque la ingesta de nutrientes debe ser completa durante todo el año, en determinados periodos del año debemos potenciar algunos de ellos. ¿Qué vitaminas y minerales destacamos para la vuelta al cole?

A pesar de que los niños que se alimentan bien no suelen tener problemas carenciales, las investigaciones realizadas sobre nutrición en niños evidencian la necesidad de mejorar las pautas nutricionales en este sector de la población. Los resultados del estudio EsNuPi desarrollado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) ponen de manifiesto que los niños españoles deben mejorar los niveles habituales de vitamina D, fósforo, calcio y magnesio.

Estudiando cada caso, el pediatra puede recomendar complementos alimenticios, que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad, que aporten las vitaminas y los minerales necesarios para el normal desarrollo de los niños, tanto a nivel físico como mental. ¿Qué nutrientes son necesarios y qué papel cumplen cada uno de ellos?

- Vitamina A: conocida como retinol, es necesaria para la visión, ya que produce los pigmentos de la retina del ojo. También es importante para el desarrollo óseo y el crecimiento de células y tejidos del cuerpo, además de ayudar a protegernos de infecciones.

- Vitamina B: es necesaria para el correcto metabolismo. De estas vitaminas, la B1 (tiamina) transforma los azúcares y participa en el funcionamiento del sistema nervioso; la vitamina B2 (riboflavina) transforma los alimentos en energía, garantizando así la vitalidad de los niños; la vitamina B6 (piridoxina) se encarga del desarrollo celular y de proteger el corazón; la vitamina B9 (ácido fólico) garantiza el crecimiento de los niños y ayuda a producir glóbulos rojos, previniendo así posibles casos de anemia; y la vitamina B12 (cobalamina) tiene una función importante en el desarrollo óseo de los niños y en el correcto funcionamiento del aparato digestivo.

- Vitamina C: se trata de una vitamina antioxidante fundamental para las reacciones metabólicas básicas de nuestro cuerpo, ayuda a combatir el estrés, la fatiga y los cambios de temperatura. También ayuda a reforzar el sistema inmune y al correcto desarrollo de dientes y encías, huesos o cicatrización de heridas.

- Vitamina D: es esencial para mantener los huesos fuertes y saludables, ya que interviene en la correcta absorción y fijación del calcio en los huesos, así como la mineralización del esqueleto. Además, también juega un papel fundamental en el sistema nervioso, muscular e inmunitario.

- Vitamina E: es un buen antioxidante que ayuda a mantener el sistema inmunitario fuerte frente a virus y bacterias.

- Vitamina K: necesaria para la formación de glóbulos rojos y para la coagulación de la sangre.

- Fósforo: su principal función es la formación de huesos y dientes, y es necesario para la producción de proteína, necesaria para el crecimiento y reparación de células y tejidos. También ayuda al cuerpo a producir ATP, que el cuerpo utiliza para almacenar energía, e interviene en el correcto funcionamiento de los riñones, la contracción de los músculos y el sistema nervioso.

- Calcio: al ser un mineral imprescindible para la formación del esqueleto, es muy importante en los niños, que se encuentran en pleno crecimiento. Al igual que el fósforo, también es necesario para el crecimiento y la conservación de huesos y dientes.

- Hierro: es especialmente importante para la sangre, encargada de transportar oxigeno desde los pulmones hasta el resto de las células del cuerpo; es esencial para producir hemoglobina, que transportan el oxígeno a todas las células del cuerpo, y participa en funciones del sistema inmunológico. Una deficiencia de este mineral en los niños puede asociarse a déficit de atención y de memoria y problemas de aprendizaje.

- Yodo: también es indispensable para el correcto crecimiento y desarrollo de los niños, regula funciones esenciales como la frecuencia cardiaca y la temperatura corporal.

- Zinc: está presente en todas las células del cuerpo y en las enzimas implicadas en la digestión y, al aprovechar las grasas, proteínas y carbohidratos, está asociado con la obtención de energía. También ayuda al fortalecimiento del sistema inmunológico y a la cicatrización de las heridas, e interviene en la regeneración de los tejidos, y por ello es esencial para el crecimiento de los niños.

Más allá de garantizar niveles adecuados de vitaminas y minerales previamente indicados, la vuelta al cole también requiere capacidad de atención y concentración, y la alimentación juega un crucial en ello. En este sentido, los ácidos grasos omega-3, omega-6 y el fósforo refuerzan y desarrollan el sistema nervioso central, y ayudan a potenciar las funciones del cerebro. También podemos recurrir a la colina, un nutriente necesario para el cerebro y el sistema nervioso a la hora de regular la memoria y el estado de ánimo, entre otras funciones.

Aunque los complementos alimenticios no reemplazan una dieta equilibrada ni un estilo de vida saludable, pueden ser una forma eficaz de asegurar que el cuerpo recibe los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

Visto 423 veces Modificado por última vez en Jueves, 15 Septiembre 2022 10:43