La astaxantina mejora el rendimiento muscular

  • Jueves, 22 Febrero 2018 09:20
|   Etiquetado como   

Una actividad física intensa incrementa la producción de radicales libres y especies reactivas de oxígeno en el cuerpo. La consecuencia es un desequilibrio del sistema antioxidante natural, conocido como estrés oxidativo. Una suplementación a base de astaxantina puede evitarlo y mejorar el rendimiento muscular.

 El estrés oxidativo puede dañar las proteínas y lípidos  de las células musculares y cursar inflamación. Las principales manifestaciones son un agotamiento y dolor muscular que deriva en una disminución del rendimiento. La astaxantina es un carotenoide natural procedente de la microalga Haematococcus pluvialis que, además de ser el antioxidante más potente reconocido por la ciencia, tiene también importantes propiedades antiinflamatorias. A diferencia de otros antioxidantes, la astaxantina tiene la capacidad de abarcar la doble capa lipídica de la membrana celular y aportar, de esta manera, mayor protección desde dentro hacia afuera. Diferentes estudios han demostrado que este componente aporta protección a la parte de la célula conocida como mitocondria encargada de generar energía en forma de ATP (Adenosín Trifosfato) y, por tanto, previene el daño muscular.

Estudios que corroboran la eficacia de la astaxantina

En una investigación realizada en el año 2012 para analizar la producción de ATP se comprobó que, de los dos grupos analizados -uno suplementado con astaxantina y el otro con un placebo-, el que mostraba un incremento de ATP era, precisamente, al que se la había suministrado astaxantina. Además, se comprobó que la actividad mitocondrial era también mayor en este grupo.

Durante y después de una actividad física, los músculos implicados se inflaman debido a un aumento de los niveles de especies reactivas de oxígeno. La propia inflamación estimula la liberación de determinados marcadores proinflamatorios. En otro estudio científico realizado en 2015, se investigaron los efectos antiinflamatorios y antioxidantes de la astaxantina. Para ello, se dividió en dos grupos a 40 jovenes futbolistas. Uno de ellos consumió astaxantina a diario, mientras que el otro recibió un placebo. Después de 90 días, se comprobó que una suplementación a base de este carotenoide, combinado con ejercicio físico, reducía significativamente el biomarcador inflamatorio CRP.

En el año 2011, otro estudio clínico también demostró la eficacia de la astaxantina en el rendimiento muscular. En esta ocasión, participaron 14 ciclistas profesionales que fueron divididos en dos grupos diferentes. A uno se le suministró un placebo durante 28 días mientras que al otro se le dio 4mg/día de astaxantina durante le mismo periodo de tiempo. Los resultados mostraron que cuando se sometieron al test que consitía en hacer 20 km de carrera intensa, los que había tomado suplementación de este carotenoide mostraban un rendimiento superior cifrado en 121 segundos. 

La astaxantina en los alimentos

Determinadas variedades de pescado tienen unos niveles muy elevados de astaxantina beneficiosa para el organismo como, por ejemplo, el salmón, trucha, dorada y determinadas especies de marisco como la langosta, langostino, gambas, camarones y cangrejos. En general,  los mariscos y peces salvajes pueden contener niveles elevados de este carotenoide debido, principalmente, a que muchas especies se alimentan de microalgas y plancton y, al ingerirlos elevan la cadena. Al comer este tipo de productos naturales, frescos, se consigue una buena cantidad de astaxantina que servirá para mantener un buen rendimiento muscular. En los casos en que la dieta no pueda proporcionar un nivel adecuado de este carotenoide, se puede recurrir a complementos alimenticios a base de astaxantina apostando siempre por aquellos que ofrecen seguridad, calidad y eficacia y adecuando su consumo a las indicaciones que marca el propio fabricante en la etiqueta del producto.

.

 

Visto 2434 veces Modificado por última vez en Jueves, 22 Febrero 2018 11:58