La suplementación con ácidos grasos Omega-3 ayuda a proteger el músculo tras el ejercicio físico

  • Jueves, 20 Mayo 2021 12:23
Los ácidos grasos Omega-3 ayudan a proteger el músculo tras el ejercicio físico Los ácidos grasos Omega-3 ayudan a proteger el músculo tras el ejercicio físico

Varias evidencias científicas han demostrado que el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), además de efectos antiinflamatorios, también pueden ser una buena ayuda ergogénica para los atletas, puesto que intervienen en la recuperación muscular.

La suplementación con ácidos grasos omega-3 ha sido el tema central de un estudio publicado en el Journal of the International Society of Sports Nutrition. Concretamente, los participantes se dividieron en dos grupos: el grupo de intervención y el grupo de placebo. El grupo de intervención tomó una dosis diaria 600 mg de ácido eicosapentaenoico (EPA) y 260 mg de ácido docosahexaenoico (DHA), mientras que el segundo grupo tomó placebos. Tras el periodo de intervención, que duró cuatro semanas, todos los participantes fueron sometidos a una sesión de ejercicio físico y continuaron con la suplementación -ácidos grasos y placebo según el grupo- durante los cinco días posteriores.

El rango de movimiento -dirección en las que una articulación puede moverse- generalmente disminuye después del ejercicio debido a la hinchazón y aumento de rigidez muscular, así como la función de las miofibrillas, que son las responsables de la contracción muscular. Los resultados del estudio evidenciaron una amplitud de movimiento mayor en el grupo que tomó ácidos grasos en comparación con el grupo de placebo, que disminuyó inmediatamente después del ejercicio. Asimismo, la recuperación después del ejercicio fue más rápida en el grupo de intervención que en el de placebo.

Por otro lado, los niveles séricos de creatina quinasa generalmente aumentan tras el ejercicio debido al microdaño de las fibras musculares. Se trata de una enzima que se encuentra en el músculo esquelético y que se libera en mayores cantidades ante el daño muscular generado por la actividad física. Teniendo en cuenta este parámetro, el estudio ha observado que los niveles séricos de creatina quinasa en el grupo de intervención son más bajos que en el grupo de placebo. Esto es debido a que la suplementación con EPA y DHA puede reducir los niveles de la creatina quinasa, ya que pueden incorporarse a la célula y proteger la membrana celular de la fibra muscular.

Los investigadores explican que los hallazgos se basan en investigaciones previas que ya observaron que una ingesta diaria de 600mg de EPA y 260 mg de DHA durante ocho semanas puede inhibir la reducción de la fuerza muscular y el rango de movimientos. Los resultados del presente estudio ratifican esta observación.

La polivalencia de los ácidos grasos Omega-3

Aunque son conocidos principalmente por sus beneficios a la hora de prevenir patologías cardiovasculares, también ayudan a evitar ciertas enfermedades inflamatorias, pulmonares y de la piel. Además, son imprescindibles para el correcto desarrollo de la función nerviosa y en la etapa del embarazo y la lactancia.

Los complementos alimenticios de Omega-3, que han demostrado ser seguros, eficaces y de calidad, incluyen el aceite de pescado, el aceite de krill, el aceite de hígado de bacalao y el aceite de alga -una fuente vegetariana que viene de las algas-.

Visto 427 veces Modificado por última vez en Jueves, 20 Mayo 2021 12:38