El aceite de oliva es uno de los ingredientes fundamentales en la dieta mediterránea que ha demostrado ser muy saludable y beneficioso para el organismo, en especial para el sistema cardiovascular. Nuevos estudios revelan que uno de sus ingredientes activos, el ácido maslínico,  es efectivo en caso de problemas articulares.