El interés por la actividad biológica de la astaxantina ha aumentado en los últimos años, cuya función ha demostrado ser beneficiosa como antiinflamatoria y antioxidante de radicales libres, tan dañinos para nuestro cuerpo.

El Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition ha publicado la primera investigación que ha evaluado el efecto combinado de la astaxantina y el tocotrienol en la función cognitiva. Los resultados muestran que, tras doce semanas de ingesta simultánea con estos dos ingredientes, las personas con tendencia a no retener cierta información, mejoran su memoria.

La nutricosmética cuenta con un ingrediente activo que ha demostrado, a través de diferentes estudios científicos, sus beneficios a la hora de ayudar a frenar el envejecimiento del rostro. Se trata de la astaxantina, un antioxidante natural que combate eficazmente los efectos de los radicales libres sobre nuestra piel.

Una actividad física intensa incrementa la producción de radicales libres y especies reactivas de oxígeno en el cuerpo. La consecuencia es un desequilibrio del sistema antioxidante natural, conocido como estrés oxidativo. Una suplementación a base de astaxantina puede evitarlo y mejorar el rendimiento muscular.

Una suplementación diaria con astaxantina puede mejorar la piel del rostro en personas de mediana edad. Así lo sugiere un nuevo estudio científico realizado conjuntamente entre el Reino Unido y Rusia.