El consumo de ácidos grasos omega-3 son esenciales para la correcta función cerebral y, en el caso de los adolescentes, tiene aún más importancia. El aumento de estudios que analicen el papel de los ácidos grasos en la función cognitiva remarca la importancia de estos nutrientes en momentos en los que el cerebro se desarrolla antes de alcanzar la edad adulta.

Según un nuevo estudio el extracto de avena sativa, una variedad concreta de avena, puede mejorar una serie de parámetros neurofisiológicos que van desde el control cognitivo hasta la atención y la velocidad de procesamiento de información. Este extracto se ha utilizado durante siglos en la medicina tradicional dados sus beneficios en la cognición y el estado de ánimo, sin embargo, poco a poco se van conociendo sus mecanismos de acción.

Según los últimos datos de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), los jugadores de videojuegos en España ya suman más de 15 millones de personas. La profesionalización de los eSports ha llevado a contemplar aspectos nutricionales en este deporte para que ayuden a mejorar el rendimiento cognitivo, como la atención y la concentración, y a evitar el desgaste físico producido por dolores de espalda y cuello, fatiga y ojos irritados o problemas con los tendones y ligamentos de las manos.

La vitamina C se conoce sobre todo por contribuir a la salud de nuestro sistema inmunológico, pero son muchas más las funciones que realiza en el cuerpo. Curiosamente, las concentraciones más altas de esta vitamina se encuentran en el cerebro y protege a las neuronas del estrés oxidativo e induce a la diferenciación y maduración de las neuronas, entre otros. Todas estas funciones convierten la vitamina C en un nutriente esencial para mantener una buena salud mental.

El extracto de mango se ha usado históricamente con fines medicinales para tratar problemas de salud como la diabetes, la malaria, enfermedades del sistema digestivo o como tratamiento para heridas y quemaduras. Un nuevo estudio evidencia que también puede ser eficaz para mejorar ciertos aspectos cognitivos como la atención y la memoria episódica.