La alimentación es un factor esencial para el bienestar tanto físico como mental y por eso es importante conocer los nutrientes cuyos efectos van directos al cerebro y ayudan a disminuir los niveles de estrés, ansiedad e incluso episodios de depresión. ¿Conoces los principales nutrientes que intervienen en estos problemas?

El consumo de ácidos grasos omega-3 son esenciales para la correcta función cerebral y, en el caso de los adolescentes, tiene aún más importancia. El aumento de estudios que analicen el papel de los ácidos grasos en la función cognitiva remarca la importancia de estos nutrientes en momentos en los que el cerebro se desarrolla antes de alcanzar la edad adulta.

Se trata de la primera evidencia hallada en un gran estudio a largo plazo que analiza el efecto de los complementos alimenticios en adultos mayores. Los avances de estas investigaciones son vitales para frenar las enfermedades relacionadas con el deterioro cognitivo como el Azheimer, que solo en España afecta a cerca de 800.000 personas.

La migraña es la tercera enfermedad más frecuente a nivel mundial y la segunda causa de discapacidad, ya que condiciona la productividad y altera la calidad de vida de las personas que la padecen. Repasamos los principales nutrientes que, a pesar de no erradicar la migraña, intervienen en su desarrollo y pueden mitigar los episodios.

Una reciente investigación ha demostrado que el consumo de vitamina B6 en altas dosis puede reducir las sensaciones de ansiedad y depresión, cambiando los niveles de actividad del cerebro para tratar o prevenir los trastornos del estado de ánimo.

Investigadores de la Universidad de Basilea afirman que el consumo de altas dosis de probióticos puede ayudar a reducir los síntomas de la depresión y sugieren que la suplementación con estas bacterias podría servir como posible terapia complementaria al tratamiento convencional.

Estudios anteriores ya han identificado que una mayor ingesta de flavonoides en la dieta, así como de antocianinas y proantocianinas, se asocia con un progreso más lento del deterioro cognitivo y de la demencia. En este sentido, los arándanos son ricos en estos micronutrientes y han sido reconocidos por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Según los últimos datos de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), los jugadores de videojuegos en España ya suman más de 15 millones de personas. La profesionalización de los eSports ha llevado a contemplar aspectos nutricionales en este deporte para que ayuden a mejorar el rendimiento cognitivo, como la atención y la concentración, y a evitar el desgaste físico producido por dolores de espalda y cuello, fatiga y ojos irritados o problemas con los tendones y ligamentos de las manos.

La suplementación a base de cetonas ha pasado a considerarse una nueva estrategia terapéutica para proteger y mejorar la función cerebral en la población obesa, que presenta un mayor riesgo de disfunción neurocognitiva, además de enfermedades cardiometabólicas, diabetes e hipertensión.

Una investigación evidencia que una mayor ingesta dietética de ácidos grasos omega-3 podría ayudar a reducir el deterioro cognitivo relacionado con la depresión en jóvenes y adolescentes y, por tanto, a mejorar su calidad de vida.



Página 1 de 2