Una nueva investigación sugiere que las mujeres que consumen niveles más altos de colina en los últimos tres meses de embarazo pueden tener bebés con velocidades de procesamiento de información más rápidas.