El aumento de las enfermedades relacionadas con la demencia en los últimos años ha traído consigo el desarrollo de estrategias enfocadas a retrasar su aparición, ya que están asociadas a la edad. En este sentido se han identificado varios factores que pueden contribuir a conseguir este objetivo, entre ellos la alimentación, y más concretamente algunos componentes como la curcumina.

Un consumo de curcumina dos veces al día sería suficiente para mejorar la memoria y el estado anímico en personas con pérdida leve de memoria relacionada con la edad. Así lo indica un estudio de la Universidad de Los Ángeles (UCLA).

 

Los complementos alimenticios a base de cúrcuma reducen el riesgo de lesión muscular y favorecen la recuperación tras un entrenamiento o competición. Así queda recogido en las conclusiones de un estudio conjunto entre la Universidad de Texas y Arkansas, publicado en The Faseb Journal.