El consumo de ácidos grasos omega-3 son esenciales para la correcta función cerebral y, en el caso de los adolescentes, tiene aún más importancia. El aumento de estudios que analicen el papel de los ácidos grasos en la función cognitiva remarca la importancia de estos nutrientes en momentos en los que el cerebro se desarrolla antes de alcanzar la edad adulta.

Mantener una alimentación saludable, equilibrada y completa a nivel de nutrientes y energía durante el embarazo evitará déficits nutricionales y ayudará al correcto desarrollo del bebé. En este artículo explicamos qué las vitaminas prenatales, por qué son importantes y cuáles son.

La llegada del verano y las subidas de la temperatura marcan algunas pautas en nuestro estilo de vida, y la alimentación es una de ellas. Las vitaminas y los minerales, así como otros nutrientes, son esenciales para proteger la piel y el cabello ante la exposición solar y para afrontar mejor el calor en esta época del año.

Una revisión de investigaciones ha observado que alrededor de 3 gramos diarios de ácidos grasos omega-3, consumidos en alimentos o complementos alimenticios, parece ser la dosis óptima para ayudar a reducir la presión arterial.

Varias evidencias científicas han demostrado que el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), además de efectos antiinflamatorios, también pueden ser una buena ayuda ergogénica para los atletas, puesto que intervienen en la recuperación muscular.