Se trata de la primera evidencia hallada en un gran estudio a largo plazo que analiza el efecto de los complementos alimenticios en adultos mayores. Los avances de estas investigaciones son vitales para frenar las enfermedades relacionadas con el deterioro cognitivo como el Azheimer, que solo en España afecta a cerca de 800.000 personas.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) afirma que actualmente unas 800.000 padecen Alzheimer en España y se estima que el 80% de los casos que aún son leves están sin diagnosticar. De hecho, la misma SEN afirman que el 35% de los casos de Alzheimer se puede atribuir a nueve factores de riesgo modificables. Más allá de los factores genéticos, existen factores de riesgo, como la alimentación, que pueden disminuir el riesgo de padecer esta enfermedad e incluso influir en su progresión.