Las molestias ocasionadas por el síndrome del “ojo seco” pueden minimizarse con el extracto de arándano tal y como revela un nuevo estudio publicado en European Review for Medical and Pharmacological Sciences.