La diabetes tipo 2 es una enfermedad que puede afectar, entre otros, al correcto funcionamiento del sistema inmune. Esto hace que las personas con resistencia a la insulina tengan más dificultades para iniciar una respuesta inmunitaria adecuada en comparación con las personas con niveles normales de glucosa en sangre.

El interés por la actividad biológica de la astaxantina ha aumentado en los últimos años, cuya función ha demostrado ser beneficiosa como antiinflamatoria y antioxidante de radicales libres, tan dañinos para nuestro cuerpo.

Se trata de una vitamina esencial para el correcto funcionamiento de las enzimas que regulan los procesos metabólicos del cuerpo. También interviene en el desarrollo cerebral durante el embarazo y la infancia, así como la función neurológica normal, y ayuda al cuerpo a producir anticuerpos y hemoglobina, y mantener el azúcar en la sangre.

La nutrición es un factor clave en nuestra salud, y entre otros, incide directamente en el sistema inmune. El control de la alimentación, aunque no nos exime de ninguna enfermedad, puede ayudarnos a reforzar el sistema inmunológico, responsable de protegernos de bacterias, virus y agentes patógenos. ¿Conoces las propiedades de las vitaminas a la hora de cuidar nuestras defensas?