Unos seis millones de personas sufren incontinencia, una enfermedad invisible que limita la vida de las personas que la padecen, tanto desde el punto de vista social, laboral como de pareja. Además de tratamientos preventivos y de rehabilitación, la alimentación es un factor fundamental que puede ayudar a controlar la incontinencia urinaria.

La alimentación es un factor esencial para el bienestar tanto físico como mental y por eso es importante conocer los nutrientes cuyos efectos van directos al cerebro y ayudan a disminuir los niveles de estrés, ansiedad e incluso episodios de depresión. ¿Conoces los principales nutrientes que intervienen en estos problemas?

Una reciente investigación ha demostrado que el consumo de vitamina B6 en altas dosis puede reducir las sensaciones de ansiedad y depresión, cambiando los niveles de actividad del cerebro para tratar o prevenir los trastornos del estado de ánimo.

Un estudio, cuyos resultados se han publicado en la revista Frontiers in Nutrition, ha observado que un complemento alimenticio a base de ácido fólico, vitamina B6, vitamina A, zinc, cobre y selenio podría retrasar el proceso degenerativo que sufren las retinas.

La deficiencia de vitamina B6 es un elemento común en casos de desnutrición. Tal y como han analizado varias investigaciones, se trata de una vitamina que se ha relacionado con la regulación de las respuestas inmunitarias, incluida la inflamación.

Se trata de una vitamina esencial para el correcto funcionamiento de las enzimas que regulan los procesos metabólicos del cuerpo. También interviene en el desarrollo cerebral durante el embarazo y la infancia, así como la función neurológica normal, y ayuda al cuerpo a producir anticuerpos y hemoglobina, y mantener el azúcar en la sangre.