La Sociedad Española de Neurología (SEN) afirma que actualmente unas 800.000 padecen Alzheimer en España y se estima que el 80% de los casos que aún son leves están sin diagnosticar. De hecho, la misma SEN afirman que el 35% de los casos de Alzheimer se puede atribuir a nueve factores de riesgo modificables. Más allá de los factores genéticos, existen factores de riesgo, como la alimentación, que pueden disminuir el riesgo de padecer esta enfermedad e incluso influir en su progresión.

Aunque la ingesta de micronutrientes como las vitaminas y los minerales es esencial durante toda la vida, es especialmente fundamental durante la infancia, ya que contribuyen al normal desarrollo de los niños, tanto a nivel físico como mental.

En consecuencia, los complementos alimenticios que contienen este ingrediente pueden mejorar el perfil cardiometabólico de las personas con diabetes tipo 2. Se trata de un hallazgo importante, ya que la diabetes puede duplicar e incluso quintuplicar el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Tener problemas en las uñas, como estancamiento en el crecimiento, descamación, estrías o uñas quebradizas, es un indicio de déficit alimenticio derivado de falta de ciertos nutrientes en el cuerpo. A continuación, presentamos los micronutrientes que no deben faltar en nuestra dieta si queremos mantener nuestras uñas sanas.

Según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el 42,6% de la población adulta española mayor de 18 años es hipertensa, aunque el 37,4% de ellos se encuentran sin diagnosticar. El ‘IV Barómetro sobre el Autocuidado de la población española' concluye que solo el 23% de los encuestados reconoce llevar un control exhaustivo de su tensión arterial.

Numerosos estudios afirman que una buena alimentación puede ayudarnos a prevenir ciertas enfermedades, por lo que aportar al organismo todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento celular, es esencial. Con motivo del Día Nacional de Nutrición, que se celebra mañana, hacemos un repaso de los principales micronutrientes que no deben faltar en nuestra dieta.

La reciente Semana Santa ha evidenciado un aumento de las temperaturas y de mayores planes al aire libre, siempre teniendo en cuenta las limitaciones impuestas debido a la actualidad sanitaria. Esto supone una mayor exposición al sol que, aunque nos ayude a aumentar los niveles de vitamina D, también puede conllevar riesgos, como envejecimiento celular y manchas en la piel. Es por ello por lo que debemos preparar la piel debidamente para reducir cualquier impacto perjudicial.

Esta sensación de debilidad y falta de vitalidad, generalmente asociada a un cambio en los hábitos de vida, puede minimizarse si modificamos ciertas pautas de nuestro día a día. Asimismo, y con la llegada de la primavera a la vuelta de la esquina, algunos complementos alimenticios pueden ayudarnos a recuperar la energía que necesitamos.

Un nuevo estudio ha evidenciado que la vitamina E ayuda a disminuir los biomarcadores relacionados con el hígado graso y mejora la esteatosis -exceso de grasa en el hígado- cuando se combina con actividad física y se reduce la ingesta de grasas y carbohidratos.

Se trata de una vitamina esencial para el correcto funcionamiento de las enzimas que regulan los procesos metabólicos del cuerpo. También interviene en el desarrollo cerebral durante el embarazo y la infancia, así como la función neurológica normal, y ayuda al cuerpo a producir anticuerpos y hemoglobina, y mantener el azúcar en la sangre.



Página 1 de 2