Los españoles tienen un déficit de algunas vitaminas y minerales

  • Miércoles, 26 Julio 2017 09:18

Una parte de la población española tiene carencias de cinc, selenio, vitamina A, C y E. Así lo pone de manifiesto un estudio que se ha realizado en la Universidad de Granada en el que se apunta al desconocimiento sobre las dosis diarias recomendadas de estas vitaminas y minerales como causa de que esto ocurra.

Minerales como el cinc y el selenio y vitaminas como A, C y E son importantes para nuestro organismo porque cumplen con funciones biológicas que involucran a nuestro sistema inmunológico. Son fuente de antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades inflamatorias crónicas y a disminuir el riesgo de accidente cardiovascular, entre otras funciones.

Sin embargo, en la investigación realizada, los más de 2.000 sujetos sometidos a análisis, mostraron un déficit de estos micronutrientes con unos datos bastante significativos. Un 74% mostraba niveles deficientes de vitamina A, un 83% tenía carencias de cinc y un 80%, de vitamina E. Las cifras evidenciaron que para determinadas vitaminas y minerales estudiados, cuatro de cada cinco sujetos estaban por debajo de lo recomendado.

El estudio también demostró que tener unos niveles por debajo de los recomendados se debía un desconocimiento por parte de la población de las necesidades básicas diarias que marca la EFSA. Así, por ejemplo, un 56% de los individuos no sabía la cantidad diaria a ingerir de vitamina C y sólo un 20% tenía nociones básicas sobre lo importante que es, por ejemplo, la vitamina E. Tan solo el 17% conocía la dosis diaria recomendada de cinc.

Vitaminas y minerales fundamentales

Un buen funcionamiento orgánico pasa por ingerir las dosis adecuadas de micronutrientes (vitaminas y minerales). Todos cumplen funciones básicas que no pueden obviarse y que ayudan, al mismo tiempo, a prevenir ciertas enfermedades. Una dieta variada y equilibrada puede atender perfectamente las necesidades diarias, pero en aquellos casos en los que la alimentación no llega, la suplementación puede cubrir estas posibles carencias.

Las vitaminas y minerales que han sido objeto de estudio en la investigación realizada por la Universidad de Granada, cumplen con cometidos importantes.

- Vitamina A: Conocida también como retinol, su principal función es ayudar a la formación y mantenimiento de huesos, dientes, piel y mucosas. El retinol permite una buena salud ocular y también es importante para evitar la aparición de enfermedades infecciosas, sobre todo del aparato respiratorio. Su función antioxidante retrasa el envejecimiento de las células.

La vitamina A se puede encontrar en productos lácteos, huevos y determinadas carnes como el hígado de pollo o de vacuno. Las verduras de color amarillo y rojo también son fuentes importantes de este micronutriente.

- Vitamina C: Es un potente antioxidante que sirve para mejorar la función de las células, evitar la formación de radicales libres y mejorar los procesos de cicatrización. Ayuda a mantener un sistema inmunológico en buen estado. Su propiedades antioxidantes ralentizan la posible aparición de enfermedades degenerativas como, por ejemplo, el Alzheimer o la arterioesclerosis. También mantiene el colesterol bajo control al evitar que las grasas se adhieran a los vasos sanguíneos.

La principal fuente de vitamina C son los cítricos como la naranja, mandarina o limón aunque también se puede encontrar en determinados alimentos vegetales como, por ejemplo, el perejil, hinojo o coliflor.

- Vitamina E: Es un micronutriente que participa en la producción de glóbulos rojos. Además tiene un papel fundamental en la formación de músculos y tejidos. También es un potente antioxidante que beneficia a todo el organismo.
Esta vitamina se encuentra en la leche, los aceites vegetales, chocolate, nueces, almendras o legumbres, entre otros. En realidad, se localiza en todos aquellos alimentos ricos en grasas y aceites.

- Selenio: Por su importante función antioxidante, es un micronutriente fundamental para combatir el envejecimiento celular. Además, diferentes estudios han empezado a demostrar su eficacia en la prevención de enfermedades cardiovasculares.
A través de la dieta, el selenio puede encontrarse en alimentos como las carne roja y el pescado, las hortalizas y alimentos vegetales o, por ejemplo, el marisco y los huevos, entre otros.


- Cinc: El papel de este mineral es bastante importante porque está implicado en más de 200 reacciones químicas a nivel celular y participa en casi todos los sistemas de mantenimiento y regulación corporal. Favorece la producción de linfocitos, provoca la activación de determinadas hormonas, ayuda a mantener la estructura de las células y es fundamental para la formación de insulina y otras proteínas, entre otras funciones.
El cinc se puede encontrar en alimentos como los huevos y lácteos, la carne o el pescado, las ostras y leguminosas, entre otros.


Cuando una alimentación es deficitaria, los complementos alimenticios de calidad, seguros y eficaces ayudan a que, por ejemplo, los niveles de estos micronutrientes objeto de estudio se mantengan en las cantidades recomendadas.

Visto 1766 veces Modificado por última vez en Jueves, 03 Mayo 2018 12:45