Migraña y déficit de micronutrientes

  • Miércoles, 02 Mayo 2018 15:12

Unos niveles bajos de ciertos nutrientes pueden provocar episodios de migraña principalmente entre la población con tendencia a padecer este problema. Una suplementación permitiría reducir la periodicidad de las crisis y prevenirlas como aseguran diferentes estudios.

Entre un 10 y un 15% de la población sufre migraña en algún momento de su vida. Su incidencia, que es mayor en mujeres que en hombres, es motivo habitual de consulta médica y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se sitúa en la posición 12 de las enfermedades más discapacitantes entre el sexo femenino. Aunque realmente no hay una edad determinada para que aparezcan estas cefaleas, a partir de los 40 años suele ser más habitual.

La vitamina D

Una investigación realizada por la Universidad de Medicina de Irán y publicada en Journal of Research in Medical Sciences ha demostrado que una suplementación de vitamina D, cuando los niveles de este micronutriente están por debajo de los recomendados, reduce significativamente la frecuencia de las cefaleas. A este estudio se añade el realizado por el Instituto de Salud Pública y Nutrición Clínica de la Universidad de Finlandia que ha observado que los hombres con niveles bajos de vitamina D en sangre tienen tendencia a padecer dolores de cabeza con más frecuencia que aquellos que mantienen un nivel elevado. En el ensayo clínico se pudo demostrar que 15,3 nanogramos por mililitro o menos se traducía en una media de tres dolores de cabeza a la semana, mientras que los que tenían un nivel de 11,6 ng/ml o menos reportaban hasta siete cefaleas por semana. Los investigadores explicaron que la vitamina D tiene propiedades antiinflamatorias y, por este motivo, las crisis disminuyen cuando este micronutriente se mantiene en la cantidad adecuada.

Las vitaminas del grupo B

Una deficiencia de determinadas vitaminas del grupo B también se relaciona con más episodios de migraña. En concreto, la vitamina B2 (riboflavina), B6, B12 y B9 (ácido fólico) son importantes a la hora de prevenirlos y reducir su prevalencia.

Un estudio realizado en 2009 analizó el efecto de 25 mg. de vitamina B6, 2 mg. de ácido fólico y 400 microgramos de vitamina B12 en más de 50 pacientes diagnosticados de migraña. Se observó que,en comparación con el grupo placebo, los que habían recibido suplementación mostraron una reducción del 50% en sus problemas de migraña durante el periodo de ensayo que duró seis meses.

Investigaciones realizadas con anterioridad también han puesto de manifiesto que dosis elevadas de riboflavina (B2) pueden prevenir los ataques de migraña. Científicos de la Universidad de Berlín demostraron que los pacientes que ingirieron dosis de 400 mg. al día de esta vitamina disminuyeron a la mitad los episodios de migraña después de tres meses.

El magnesio

Por último, el magnesio también es un mineral con propiedades beneficiosas a la hora de prevenir y tratar las migrañas. En Nueva York se realizó un ensayo en el que se corroboró que una deficiencia de este micronutriente puede provocar la aparición de este tipo de cefaleas.

En conclusión y, según se desprende de estos estudios, los complementos alimenticios de vitamina D, vitaminas del grupo B y/o magnesio se convierten en aliados a la hora de combatir la migraña siempre y cuando se haga un consumo responsable atendiendo a las indicaciones que marca el fabricante y se recurra a suplementación segura y de calidad que garantice resultados eficaces.

Visto 1140 veces Modificado por última vez en Martes, 08 Mayo 2018 10:06