Unos niveles adecuados de vitamina D disminuyen las crisis asmáticas

  • Jueves, 17 Enero 2019 09:46
|   Etiquetado como   

Unos niveles bajos de vitamina D, conocida como la “vitamina del sol”, se relaciona con un mayor riesgo de sufrir crisis de asma en adultos y niños que padecen esta patología. Esta es la principal conclusión de una revisión de estudios clínicos publicada en Cochrane Library.

 

 

Para esta revisión se incluyeron siete ensayos con 435 niños y dos con 658 adultos. De estos, un ensayo con 22 niños y dos con 658 adultos aportaron datos para el análisis de la tasa de crisis asmáticas graves. La duración media de los ensayos varió entre los cuatro y los doce meses. En todos los casos, la mayoría de voluntarios que participaron en estas investigaciones presentaron asma leve o moderado y, en todos los ensayos, se comparó la vitamina D con un placebo.

Principales resultados

Una vez concluidos los ensayos se pudo comprobar que los sujetos que habían consumido vitamina D durante todo el proceso manifestaron menos cuadros asmáticos. La media de crisis de asma por paciente por año disminuyó de 0,44 a 0,22 con la vitamina D. Además, la vitamina D disminuyó el riesgo de tener que ir al hospital con un episodio de asma agudo del 6% al 3%.

La principal conclusión es que la vitamina D puede ofrecer protección ante las crisis asmáticas de carácter grave. Aunque se necesitan ensayos adicionales con niños y personas adultas diagnosticas de asma recurrente, esta revisión abre las puertas a que la vitamina D como complemento alimenticio pueda jugar un papel a la hora de ayudar a prevenir esta enfermedad.

¿Tienes deficiencia de vitamina D?

Para saber cuál es el nivel de vitamina D en sangre se analiza la concentración del calcidiol (hidroxi-vitamina D) en el suero sanguíneo. Un nivel adecuado es el que se sitúa entre 40-60 o 40-70, de acuerdo con distintas organizaciones como Vitamina D Council o Vitamina D Society.
Para lograr esta concentración de vitamina D en el organismo se necesita una exposición diaria adecuada al sol y también consumir alimentos que tienen un elevada concentración de este micronutriente o, en su defecto, ingerir un complemento alimenticio que lo contenga.

En cuanto a la lista de alimentos que contienen este destacan ciertas variedades de pescado como el salmón enlatado, las sardinas en conserva, los arenques o el atún. Las ostras también son una fuente importante de vitamina D además de ser ricas en vitamina B12, zin, manganeso, cobre y selenio.
Los huevos y los productos lácteos también son muy recomendados por contener niveles elevados de vitamina D. Las hierbas aromáticas, las semillas de sésamo, lino, el tofu, las almendras, nueves y verduras de hoja verde también pueden consumirse cuando hay un déficit de esta vitamina en el organismo.

No hay que olvidar que en el caso de que acompañe la dieta de un complemento alimenticio de vitamina D, siempre hay que respetar las indicaciones que marca el fabricante en la etiqueta del producto en cuanto a dosis diaria recomendada y modo de empleo. Si se recurre a la suplementación, también es importante optar por complementos alimenticios seguros, eficaces y de calidad.

Visto 1117 veces Modificado por última vez en Jueves, 17 Enero 2019 09:50