El Omega-3 puede ayudar a prevenir la enfermedad arterial periférica

  • Miércoles, 27 Marzo 2019 09:43

Una investigación publicada recientemente en la revista "Lipids" ha puesto de manifiesto que las personas diagnosticados con enfermedad arterial periférica muestran unos niveles más bajos de Omega-3 que aquellos que no tienen esta patología.


Como recoge la base de datos médica Medline Plus, la enfermedad arterial periférica ocurre cuando existe un estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón. El motivo de esta enfermedad es la arterioesclerosis. Esto ocurre cuando hay placa que se acumula en las paredes de las arterias que abastecen de sangre a brazos y piernas y provoca que las arterias se estrechen u obstruyan. La consecuencia es que se puede reducir o interrumpir el flujo de sangre, sobre todo hacia las piernas.

Durante los últimos años, la evidencia científica ha sido bastante concluyente sobre los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 en la salud cardiovascular. Diferentes estudios sugieren que el Omega-3 ayuda a atenuar el proceso ateroesclerótico y, en concreto, a promover la vasodilatación, retrasar la formación de placa (grasa y colesterol) y disminuir la rigidez de las paredes arteriales.

Partiendo de esta evidencia, los investigadores de este estudio consideraron que los pacientes diagnosticados con enfermedad arterial periférica podrían tener una deficiencia de ácidos grasos Omega-3.  En el estudio, efectivamente, se encontró que el índice de Omega-3 era significativamente más bajo entre los individuos aquejados de esta dolencia que en aquellos que no la tenían. Además, cuando analizaron otros factores que podrían haber influido en estos hallazgos (edad, tabaquismo, presión arterial, diabetes, medicamentos, etc.), el índice de Omega-3 fue aún bajo que en el grupo que no estaba diagnosticado de esta enfermedad.

Los autores de esta investigación concluyeron que el consumo de complementos alimenticios de Omega-3 pueden ayudar a prevenir el desarrollo de la enfermedad arterial periférica aunque también apuntaron a que era necesario que la investigación futura se centrara en confirmar si realmente es así.

Sobre el Omega 3

Como informa la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), los ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 de cadena larga, como el ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) juegan un papel importante en el crecimiento y el desarrollo del cerebro, la regulación de la presión sanguínea, de la función renal, la coagulación sanguínea y las reacciones inflamatoria e inmunológica. Este tipo de ácidos grasos saludables se encuentran en alimentos como el pescado, los aceites de pescado, la leche y algas marinas cultivadas. También pueden añadirse a los alimentos o consumirse a través de complementos alimenticios.

Hace unos años la EFSA, la máxima autoridad europea en seguridad alimentaria, llevó a cabo diversas evaluaciones científicas sobre las declaraciones de propiedades saludables sobre los beneficios del consumo de estos ácidos grasos saludable. El organismo europeo concluyó que es necesario un consumo diario de EPA y DHA de entre 2 y 4g para que se cumplan las alegaciones relacionadas con el mantenimiento de la presión sanguínea y los niveles de triglicéridos. En el caso de las alegaciones relativas al mantenimiento de la función cardíaca normal, es suficiente con una ingesta diaria de 250mg.

En aquellos casos en los que una dieta no aporte las cantidades diarias recomendadas de Omega-3 se puede recurrir a complementos alimenticios seguros, eficaces y de calidad, siempre y cuando se respeten las indicaciones marcadas por el fabricante referente a su modo de empleo.

Visto 1917 veces Modificado por última vez en Jueves, 28 Marzo 2019 09:00