Se trata de una fruta exótica procedente de un arbusto nativo de la Amazonía que, a pesar de ser poco conocida en nuestro país, su aportación en nuestro organismo a nivel de nutrientes la ha convertido en un ‘superalimento’.

Un equipo de investigadores ha descubierto que los suplementos de antioxidantes y aminoácidos pueden tratar la psicosis. Las conclusiones, que se han publicado en la revista Early Intervention in Psychiatry, también indican que estos compuestos basados en nutrientes podrían usarse como un tratamiento adyuvante en el primer episodio de psicosis al reducir sus síntomas.