Generalmente cuando hablamos de vitaminas pensamos en las más conocidas como son la vitamina C, la D, la A o la E. No obstante, existen otras menos conocidas pero que aportan al organismo grandes beneficios. La vitamina K es una de ellas, y juega un papel esencial en la salud de nuestros huesos, el sistema circulatorio o el nervioso.

El aumento en la prevalencia de problemas relacionados con el sistema inmune, como resfriados, alergias o de enfermedades como la psoriasis, evidencia la necesidad de contar con unas buenas defensas que nos permitan afrontarlas. Además de consultar con un profesional de la salud cada caso concreto, el consumo de ciertos ingredientes pueden ayudarnos a mantener las defensas a sus niveles más altos. El propóleo, conocido por sus propiedades antivíricas y antiinflamatorias ya conocidas, es un buen ejemplo de ello.

El colesterol es uno de los problemas de salud más habituales de la población española y según la Fundación Española del Corazón (FEC) y la Fundación Española de Arteriosclerosis (FEA), más de la mitad de los españoles tiene los niveles de colesterol altos. Sin duda alguna, nuestros hábitos alimenticios ayudan a regular los niveles de colesterol, y especialmente el LDL (el colesterol malo). Algunos alimentos ayudan a conseguirlo, entre ellos el té verde, que podemos consumir tanto en forma de bebida como de complementos alimenticios.

Este polifenol de origen natural se produce como respuesta inmunitaria en las plantas y los frutos ante posibles infecciones por hongos, de modo que ejerce una función protectora y actúa como antibiótico natural. Ahora, y según un estudio, esta función inmunitaria también la podría ejercer en nuestro organismo.

Las hojas de olivo contienen, entre otras sustancias, oleuropeína y otros compuestos polifenólicos, considerados grandes antioxidantes y antiinflamatorios. Son beneficiosos para el sistema cardiovascular e inmunológico, y ayudan de reducir el estrés oxidativo -reduciendo también los radicales libres, tan dañinos para el organismo-, así como la presión arterial. Nuevas evidencias científicas demuestran también su efecto antibacteriano.

El teletrabajo y el estado de alarma de las últimas semanas debido a la emergencia sanitaria actual puede acarrear déficit de nutrientes, entre ellos falta de vitamina D, debido a la ausencia de tiempo al aire libre y que vamos recuperando de manera progresiva con las salidas que ha marcado el Gobierno en las próximas semanas. En este artículo os contamos la importancia que tiene esta vitamina en nuestro organismo.

La vitamina B9, también conocida como ácido fólico, ayuda al mantenimiento y a la creación de nuevas células, por lo que ejerce una función vital en el crecimiento celular y, muy especialmente, durante la infancia y el embarazo. Mientras que los expertos recomiendan tomar ácido fólico durante el primer trimestre, nuevas evidencias científicas han demostrado que la suplementación continua de ácido fólico durante todo el periodo de gestación mejora el rendimiento cognitivo de los niños.

Los ácidos grasos de cadena corta (AGCC) son un subgrupo de ácidos grasos con un papel esencial en la salud intestinal, ya que son una fuente de energía para las células que se encuentran en el colon. Mientras que algunas de estas moléculas permanecen en el intestino y actúan en la zona, otras intervienen en funciones complejas de nuestro organismo. Un estudio ha analizado el posible efecto beneficioso de los AGCC en el tratamiento de la esclerosis múltiple (EM).

El papel que juega la vitamina C en nuestro sistema inmune es más que evidente y desde hace años se considera, por excelencia, el nutriente esencial para aumentar nuestras defensas. Los estudios sobre sus beneficios en nuestra salud siguen desarrollándose y se abren líneas de investigación sobre el papel que podría tener en la prevención y el tratamiento de la neumonía en niños y adultos. El Cochrane Acute Respiratory Infections, formado por investigadores, profesionales sanitarios y pacientes de todo el mundo, ha publicado una revisión de ensayos al respecto.

Los probióticos son aliados indiscutibles a la hora de proteger nuestro aparato digestivo de microorganismos nocivos. Al actuar directamente en el microbioma intestinal mejoran la digestión y la función intestinal. No obstante, presentan muchos más beneficios para la salud que detallamos a continuación.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/17/d361580981/htdocs/ComplementosAlimenticios2020/templates/fashionlife/html/com_k2/templates/fashionlife/user.php on line 264


Página 1 de 19