El deterioro cognitivo está asociado con factores relacionados con el estilo de vida, como el sobrepeso, la presión arterial y la dieta. En este sentido varias investigaciones han analizado los efectos del extracto de aronia, rico en antocianinas, en la cognición de adultos y niños.

El Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition ha publicado la primera investigación que ha evaluado el efecto combinado de la astaxantina y el tocotrienol en la función cognitiva. Los resultados muestran que, tras doce semanas de ingesta simultánea con estos dos ingredientes, las personas con tendencia a no retener cierta información, mejoran su memoria.

Una suplementación a base de extracto de la corteza de pino marino francés, más conocido como Pycnogenol, se relaciona con una mejora del deterioro cognitivo leve en varones, según sugiere un nuevo estudio.